Un siglo desde la prohibición del fútbol femenino en Inglaterra

La cuna del fútbol lo es también del femenino. Durante la Primera Guerra Mundial, con los hombres en el frente, las mujeres empezaron a llenar las fábricas y a adaptar las costumbres hasta entonces reservadas al género masculino, como la práctica de este popular deporte. Igual que lo hiciera con los hombres, se extendió rápidamente entre las mujeres, dando lugar a equipos que perduraron en el tiempo. El más famoso de todos ellos fue el Dick, Kerr Ladies, fundado en 1917 por las trabajadoras de la fábrica Dick, Kerr & Co Ltd, de Preston, en el norte del Inglaterra.

Jugaron unos 800 partidos entre su creación en 1917 y su desaparición en 1965, la mayoría con victoria, y el público acudía en masa a verlas. Según los historiadores británicos, uno de sus partidos frente al St Helens en un Boxing Day de 1920 atrajo a más de 53.000 personas a Goodison Park, un récord de asistencia que perduró imbatido durante décadas. Estas pionera también fueron las protagonistas del que se considera el primer partido internacional de fútbol femenino, cuando representando a Inglaterra se midieron a Francia en un amistoso en abril de 1920 al que fueron más de 25.000 personas. La imagen de las dos capitanas besándose en la mejilla en el saludo inicial es una de las más icónicas de esta época.

La FA prohibió a los clubs ingleses ceder sus campos de fútbol a las mujeres durante medio siglo

Con el final de la Primera Guerra Mundial, las mujeres volvieron a la vida doméstica y se empezó a cuestionar que practicasen este deporte. Aprovechando las críticas, y temerosa de que la popularidad del fútbol femenino restase visibilidad a la liga masculina, que estaba en pleno proceso de expansión, la FA (Asociación Inglesa de Fútbol) tomó una drástica decisión. El 5 de diciembre de 1921, el fútbol femenino quedó prohibido en Inglaterra bajo la premisa de que era “poco apropiado para las mujeres”, y dictó que no se debía promocionar, prohibiendo a los clubs que cediesen sus terrenos de juego a las mujeres.

No fue el único país que lo hizo, en Alemania este deporte estuvo prohibido desde 1941 hasta 1970 y la Federación Española no reconocería oficialmente el fútbol femenino hasta 1983. El veto de la FA estuvo en vigor medio siglo, hasta 1970 y a pesar de que han pasado ya 52 años, la cuestión aún escuece en la sociedad inglesa, que sigue luchando para que sus pioneras reciban el reconocimiento que se merecen. Y es que la FA tardó hasta 2008 en emitir una disculpa pública por su veto sobre este deporte.

Esta imagen de las capitanas de Inglaterra y Francia saludándose en 1920 es una de las más icónicas

.

Un siglo después de que la FA prohibiese el fútbol femenino, Inglaterra vivirá este domingo el capitulo más dulce de su larga historia.

Independientemente del resultado, la selección femenina habrá logrado algo que perdurará en el tiempo, inspirar a todas las niñas del país para que puedan soñar con seguir sus pasos. Las lionesses jugarán su primera final continental y lo harán ante el mejor rival, la ocho veces campeona Alemania; y en el mejor escenario posible, Wembley. El partido, para el que se agotaron las entradas hace semanas en apenas minutos, supondrá la mejor entrada de la historia en un partido de fútbol femenino en Inglaterra y todos los ingleses que no puedan vibrar desde las gradas, lo harán desde sus casas, aumentando las audiencias de récord del torneo, o desde pantallas gigantes como la que se ha instalado en Trafalgar Square. Un siglo después del veto de la FA, las lionesses están listas para escribir el próximo capítulo de su historia.

Leave a Reply

Your email address will not be published.