¿Se debe jugar ante la selección de fútbol de Rusia aunque sea un partido amistoso?

Edin Dzeko y Miralem Pjanic, los dos principales jugadores de la selección de Bosnia-Herzegovina, han abierto un gran debate en su país, y en general en el mundo del fútbol, tras mostrarse claramente a favor de boicotear el partido que su selección jugará ante Rusia el próximo mes de noviembre. La Federación del país balcánico llegó a un acuerdo con la rusa para la disputa de un partido amistoso y jugadores de la selección, apoyados por gran parte de los aficionados, se han mostrado en contra de la celebración de ese encuentro.

Nada más anunciarse que la federación bosnia había aceptado la propuesta rusa de jugar el 19 de noviembre en San Petersburgo, los dos jugadores más destacados del equipo balcánico, Edin Dzeko y Miralem Pjanic, se manifestaron en contra de dicho amistoso. Hay que recordar que Rusia no puede jugar encuentros oficiales toda vez que fue excluida por la FIFA y la UEFA por la invasión en Ucrania.

Además de los principales jugadores, los aficionados también han pedido el boicot del partido y el sindicato de futbolistas profesionales ha pedido la destitución de los miembros de la federación que han tomado la decisión de jugar ese encuentro, entre los que figurarían supuestamente miembros de formaciones nacionalistas serbobosnias y croatas. A su vez, la Asociación Ucraniana de Fútbol pidió a la FIFA y la UEFA que suspendan dicho amistoso. Han hecho lo mismo también dos leyendas del fútbol ucraniano y ambos ganadores del Balón de Oro, Oleg Blokhin e Ígor Belánov.

La Unión de Fútbol de Rusia ha dedicado los últimos meses a buscar selecciones a las que enfrentarse tras la sanción que impide al último anfitrión de un Mundial disputar el Mundial de Qatar y cualquier competición oficial. Rusia no ha disputado un partido oficial desde que cayera por la mínima en Croacia, derrota que le condenó a la repesca mundialista, que finalmente no disputó al ser excluida. Rusia no puede jugar partidos oficiales ni puede competir en los principales torneos. Esta semana, además, la UEFA le ha aumentado la exclusión y ha dejado a la selección de Vladimir Putin fuera de la clasificación para la Eurocopa 2024, lo que significa que en esa competición –que se jugará en Alemania– es seguro que no estarán.

Ante la falta de partidos, Valeri Karpin, actual seleccionador y exjugador de equipos como la Real Sociedad o el Celta de Vigo, decidió compaginar el cargo de seleccionador con el de entrenador del Rostov, club de la primera división del país. «Por supuesto, prepararé como está previsto a la selección para el partido», dijo Karpin sobre este polémico partido ante Bosnia-Herzegovina, que bien puede servir como debate sobre si cualquier selección debe enfrentarse a la Rusia que sigue invadiendo Ucrania.

Leave a Reply

Your email address will not be published.