Rusia tratará de unir a los clubes del Donbás a su liga

La invasión de Ucrania por parte de las tropas rusas también toca al deporte rey, el fútbol, de lleno. Las consecuencias sobre el deporte más popular del planeta se han dejado notar desde la anexión de Crimea 2014, y ahora se han intensificado hasta el punto en el país liderado por Vladimir Putin.

El Gobierno ruso anunció este lunes un acuerdo con la Unión de Fútbol de Rusia (UFR) para integrar a los clubes de las cuatro regiones ucranianas anexionadas, Donetsk, Lugansk, Jerzón y Zaporiyia. “Nos hemos puesto de acuerdo con la UFR. Integraremos a los nuevos territorios en los campeonatos de fútbol”, dijo Dmitri Chernishenko, viceprimer ministro, al reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin, a quien explicó que este movimiento permitiría que “todas las regiones se consideren participantes a de pleno derecho”.



Los principales equipos afectados

El Shakhtar Donetsk, el equipo más laureado en la historia reciente del fútbol nacional, y el Zoriá de Lugansk, ambos del Donbás, juegan en la liga ucraniana. El Kristall Jersón milita en la segunda división, mientras el Metallurg Zaporiyia juega en la división de bronce del fútbol ucraniano.

El Shakhtar no disputa sus partidos de liga y europeos en Donetsk desde 2014, por ejemplo, esta temporada disputa la Liga de Campeones en Polonia. Además, las autoridades rusas hicieron un anuncio similar tras la anexión de la península ucraniana de Crimea en 2014, pero sus planes nunca prosperaron.

Debido a la denuncia de Kiev y a la oposición de la UEFA, la UFR tuvo que excluir a los clubes crimeos de la liga profesional y, en su lugar, organizó un campeonato local en la antaño península ucraniana.

Ucrania se dirigió en agosto de 2014 a la UEFA para que sancionara a Rusia por incluir en su liga al TSK de Simferópol (antiguo Tavria), el SKCHF de Sebastopol, que compitieron durante la anterior temporada en la división de honor ucraniana, y al Zhemchúzhina de Yalta.


Koke y Rakitic durante un partido de LaLiga entre el Atlético de Madrid y el Sevilla.

Estos tres equipos incluso debutaron en verano de 2014 en la Copa de Rusia, lo que llevó a algunos directivos y futbolistas ucranianos a pedir que la FIFA arrebatara a Rusia el derecho a organizar el Mundial de 2018, gestión que no progresó.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *