Rubiales, Vilda y una seleccin rota: “La Federacin ha dinamitado el ftbol femenino”

24 horas de llamadas y tensin en la Ciudad del Ftbol de Las Rozas. Otra vez. El ftbol femenino vuelve a estar en el foco meditico y no precisamente por el baln. Primero fue el convenio colectivo, despus la creacin de la Liga Profesional, ms tarde la huelga de las rbitras y ahora, cuando todo pareca volver a la calma y la pelota comenzaba a rodar, llega el ltimo conflicto entre las jugadoras y la Federacin por la continuidad de Jorge Vilda en el banquillo de la seleccin.

Las futbolistas, asesoradas por el sindicato FutPro, hicieron pblico ayer un comunicado en el que niegan haber renunciado al equipo nacional y admiten que solicitaron no ser convocadas hasta que no se reviertan situaciones que afectan a nuestro estado emocional y personal, a nuestro rendimiento y, en consecuencia, a los resultados de la Seleccin y que podran derivar en indeseables lesiones. Reclaman un proyecto profesional a la altura de un grupo de jugadoras de mximo nivel con las que se pueden lograr ms y mejores objetivos.

Es decir, la plantilla de la seleccin, apoyada ayer pblicamente por la lesionada Baln de Oro Alexia Putellas, admite que nunca hemos pedido el cese del seleccionador pero deja entrever que quiere un cambio en el cuerpo tcnico del combinado nacional. Esto es: Expresar de forma constructiva y honesta lo que consideramos puede mejorar el rendimiento del grupo. No lo exigen, pero es el deseo de las jugadoras. Blanco y en botella.

Vigilancia extrema

Acusan a la Federacin de querer infantilizarlas, de filtrar datos privados y ya han confesado anteriormente un malestar generalizado hacia el cuerpo tcnico. Fuentes del entorno del vestuario explican que los problemas entre el entrenador y las jugadoras derivan de una vigilancia extrema durante la concentraciones, aunque ellas no lo han hecho pblico en todo este mes de polmicas.

Adems, claman en privado contra Luis Rubiales, responsable mximo de la continuidad de un Vilda que estuvo a su lado en las elecciones a la presidencia de la Federacin en 2018. A pesar de que algunas informaciones apuntaban a que el elegido de Vilda era Juan Luis Larrea, termin votando a Rubiales. Cuatro aos despus, el presidente ha convertido a Vilda en director deportivo del ftbol femenino.

En la diana de las jugadoras, adems de Vilda, est el presidente, que nunca ha terminado de caer con buen pie en el vestuario de la absoluta. Segn fuentes cercanas a varias futbolistas, stas consideran que su compromiso con el ftbol femenino no est siendo lo que aparentan las fotos y los anuncios de sus dirigentes. Las negociaciones por el convenio, el conflicto con la Liga Profesional, la huelga de las rbitras, la celebracin de la Supercopa femenina en Las Rozas mientras la masculina viajaba a un pas como Arabia Saud, que oprime a las mujeres, no han gustado a muchas jugadoras y as lo han hecho saber. Tampoco ayuda a su imagen en el vestuario, para qu engaarse, la denuncia del ex jefe de Gabinete del presidente, de la que inform este peridico y en la que se aseguraba que se pag una orga con dinero de la Federacin.

Para saber ms

Por ltimo, las futbolistas se muestran muy enfadadas por la filtracin, de forma parcial e interesada, de una comunicacin privada, con informacin que afecta a nuestra salud remitida en respuesta a la peticin de la Federacin de conocer quines de nosotras queramos no ser convocadas. Comunicacin de la que no hemos recibido respuesta en forma.

Ese mail del jueves desat un viernes delirante, lleno de medias verdades y silencios incmodos esperando que Las 15 concretaran las razones de su renuncia. Que se expliquen, reclamaban desde la Federacin y el CSD en conversacin con este peridico, alegando que al no argumentar su postura, creaban rumores alrededor del vestuario de la seleccin: Si hay algo ms, que lo denuncien.

Van muy en serio

Porque es ah, en los motivos extradeportivos de su renuncia, esos que todava se desconocen y que insina, sin nombrarlos, el entorno del vestuario, donde residir el futuro de la seleccin y del ftbol femenino. El prximo movimiento, si lo hay, ser capital en este juego de ajedrez que las jugadoras han comenzado contra la organizacin de Rubiales y para el que ya no hay marcha atrs. Van muy en serio, apuntaba una fuente cercana a una futbolista antes de ser pblico el comunicado. De cmo gestionen los prximos das y las prximas declaraciones depender su futuro. Si slo existen las cuestiones deportivas que se han expresado en la carta de ayer, podran perder la rueda de la seleccin. Si hay ms, los responsables de la Federacin quedarn tocados.

Ainhoa Moraza, Lola Gallardo (Atltico), Mapi Len, Patri Guijarro, Claudia Pina, Aitana Bonmat, Mariona Caldentey, Sandra Paos (Bara), Laia Aleixandri, Leila Ouahabi (Manchester City), Ona Batlle, Luca Garca (Manchester United), Andrea Pereira (Amrica de Mxico), Nerea Eizaguirre y Amaiur Sarriegi (Real Sociedad). Esos son los 15 nombres que han puesto patas arriba la absoluta. El ltimo paso de un vestuario que no aguantaba ms, segn quienes conocen ese entorno. La Federacin ha dinamitado el ftbol femenino, apuntan esas mismas fuentes.

Las jugadoras, apoyadas tambin por las capitanas Irene Paredes, Jenni Hermoso y Alexia Putellas, ya avisaron a principios de mes que la situacin era insostenible y reclamaron un cambio en el banquillo, pero terminaron dando un paso atrs en la famosa rueda de prensa en la Ciudad del Ftbol Las Rozas. En la RFEF pensaron que el conflicto estaba resuelto y que las ltimas reuniones entre Vilda y las capitanas haban apagado el incendio, pero el conflicto, uno ms para Luis Rubiales, les ha vuelto a estallar en la cara.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

Your email address will not be published.