Pumas: ¿Dani Alves decide cuántos minutos debe jugar?

La llegada de Dani Alves a Ciudad Universitaria le dio la vuelta al mundo, pero sus resultados con Pumas no han sido los mejores al inicio, pese a que ha jugado todos los minutos posibles. Alves ha jugado 5 partidos en la Liga MX, todos ellos como titular y no ha salido de cambio en ninguno de ellos. Esto ha levantado sospechas en la afición y en los analistas deportivos.

Este video te puede interesar

El propósito de Dani Alves al llegar a Pumas era estar en la mejor condición física posible, así como forma futbolística. Todo esto con la intención de llegar al Mundial de Qatar 2022 con Brasil. El futbolista no perdió tiempo, pues tan solo tuvo tres entrenamientos con el primer equipo y después llegó su primer partido como titular.

Cuando llegó al futbol mexicano, Rafael Ramos informó para ESPN que el contrato de Dani Alves le daba la oportunidad de decidir cuándo y cuántos minutos jugar. Se tachó esta información como una mentira por lo descabellado que puede sonar. Incluso el mismo Miguel Mejía Barón salió a decir que eso no era cierto.

Sin embargo, han pasado las jornadas y los resultados en la cancha no han hecho más que levantar sospechas. A sus 39 años, Alves ya no tiene el mismo aporte en defensa, ni el recorrido de cancha que puede apoyar a un equipo. Aún así, Andrés Lillini no ha sacado del campo a Dani Alves en seis partidos seguidos, pese a los malos momentos que vive el equipo. Gracias a esto el mismo Rafael Ramos sostiene la información que publicó hace semanas.

Por otro lado, Dani tiene una nueva posición en el equipo universitario. Solo ha jugado un partido como lateral derecho, los demás como volante por derecha, con un menor recorrido de cancha y sin exigencias natas en la defensa.

Es imposible asegurar que Dani Alves es quien decide cuántos minutos debe jugar con Pumas. En esencia ningún jugador puede tener una facultad así, pero el mal momento que vive Pumas ha levantado especulaciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published.