Paradeporte: El futbol los impulsa a salir adelante con su discapacidad

Antes y al finalizar los entrenamientos tienen como costumbre fotografiarse para inmortalizar cada momento.

¿Salimos completos en la foto?
– ¡Sí!
– ¿Cómo vamos a salir completos si nos falta una pierna?

Este simple intercambio de palabras refleja lo que significa el futbol para las personas amputadas que lo practican: superación, desarrollo, salud, ganas de vivir…

Dos días a la semana, en las canchas del Velódromo de la Ciudad Deportiva, entrenan los Guerreros Aztecas, uno de los 12 equipos de la Liga Mexicana de Futbol de Amputados.

El balón les ha devuelto la ilusión, las ganas de salir adelante y el deseo de mejorar día a día como deportistas a los niños, jóvenes y veteranos que se visten con orgullo el uniforme y se preparan a patear la pelota con la ayuda de los bastones canadienses.

“Yo desde siempre he jugado futbol, pero hace casi 20 años el destino jugó en mi contra. Hubo una riña y por proteger a mi familia me tocó una bala perdida; trabajaba en la Delegación Cuauhtémoc y no tenía seguro”, recuerda José Luis Monsalvo, un veterano de los Guerreros Aztecas.

“Desafortunadamente, una falla en el sistema hizo que no me aseguraran y por la negligencia médica me tuvieron que amputar mi pierna izquierda. Desde entonces sufrí depresión y angustia, y me fugué de mi realidad en el alcohol y las drogas, hasta que hace tres años un amigo que juega aquí me dijo que me pusiera en contacto con el profesor Ernesto Lino y mi vida volvió a tener sentido gracias al futbol”, continúa Luisito.

Precisamente, el entrenador del equipo es uno de los grandes protagonistas de este equipo, pues desde hace 12 años se ha encargado del conjunto que ya perdió un par de finales del torneo.

Así como a los jugadores les ha cambiado la vida encontrarse con el futbol para amputados, el profesor Lino no es el mismo desde que entrena a los Guerreros Aztecas.

“Son un símbolo de admiración. Sigo desencajado, a veces pienso: ‘como hay personas que tienen todas sus extremidades y dicen hoy tengo ‘weba’ de correr o mañana voy o empiezo el lunes’, y estos están aquí en chinga. Hoy nos toca en la cancha, pero también vamos a la pista, son un ejemplo para mi vida y para la gente que los conoce. Son admirables”.

El entrenador recuerda cómo tuvo que adentrarse en una vertiente poco conocida del balompié. “Estábamos comiendo con una amiga y me dijo que si me interesaba dirigir a un equipo especial, bromeé con ella, pues podemos ser ricos, pobres, feos o guapos, pero ¿especial? Ni que fuéramos marcianos.

“Entonces se levanta su hijo y veo que le falta una pierna. Le dije que me presentaría al siguiente entrenamiento; primero tuve que ver sus habilidades para ingeniármelas y ya después investigué en internet y descubrí que había ligas profesionales en países bélicos; después el DIF me pagó un curso en Inglaterra y así, ahora ya llevo 12 años con el equipo en el que han pasado más de 150 jugadores”, dijo el profe Lino.

Las sensaciones que se viven en cualquier entrenamiento de uno de los protagonistas de Liga para Amputados se encuentran a flor de piel.

Desde las ansías con las que se visten los miembros del equipo, la energía que imprimen a cada paso y cada golpeo del balón, hasta la atención sin parpadear que dedican a las indicaciones del profesor Lino y los sprints a máxima velocidad que realizan cuando ya están fatigados. Todo es admirable.

¿Por qué lo hacen? Sencillo. Porque el futbol les devolvió la sonrisa y las ganas de vivir. Porque el futbol los hace sentirse útiles, competitivos y porque les da esperanza y felicidad.

“Vestirme como jugador y pisar una cancha me da mucha alegría y ganas de salir adelante; cuando me visto como futbolista y pateo un balón me lleno de felicidad”, dice Luisito con lágrimas en el rostro.

“El futbol es parte de mi vida, desde antes de que me pasara el accidente (lo atropelló un camión), siempre jugaba y soñaba con jugar profesional”, comparte Richi, uno de los jugadores más jóvenes de los Guerreros Aztecas.

Dentro del futbol para amputados se guardan historias de superación. El simple hecho de pegarle a la pelota, tener nuevos compañeros, rivales en un nivel competitivo, entrenar y viajar cambia a estas destacadas personas.

“Muchos llegan cohibidos o sin ímpetu. La parte importante es que sigan jugando futbol, aquí aprendieron y se fueron por el buen camino. Hay que rescatar a los que lloran y los consienten en casa, aquí yo no los consiento, les exijo y forjo hombres. Están amputados, pero del cerebro están al 100%, deben sacar provecho de eso, para que no sean un estorbo para la familia, que los vean como un miembro más”, concluye el profe Lino.

Es así como el futbol puede fungir como una medicina que saque adelante a personas que sufrieron un grave accidente o que nacieron con una enfermedad congénita o malformación de nacimiento. El balón es el doctor que ayuda a los amputados a olvidar su complicada realidad para darles esperanza, sonrisas y ganas de vivir.

¿Cómo se juega el futbol para amputados?

  • El terreno de juego mide 70×60 metros como máximo.
  • Las porterías miden 2.2 metros como máximo (alto) x 5 metros como máximo (largo).
  • El balón es estándar de la FIFA.
  • Los encuentros duran dos periodos de 25 minutos cada uno, con un descanso de 10 minutos.
  • Se concede un tiempo muerto de dos minutos por equipo y por partido.
  • El fuera de juego no se aplica en el futbol para amputados.
  • Las reglas internacionales estipulan que se juega con seis jugadores de campo y un guardameta.
  • El guardameta es el único que tiene sus dos piernas, pero no cuenta con un braza.
  • No puede salir del área. Si lo hace voluntariamente, es expulsado del terreno de juego y el equipo contrario obtiene un penalti.
  • Las sustituciones son ilimitadas y se pueden efectuar en cualquier momento.

REGLAMENTO

  • Para poder jugar esta clase de futbol se deben usar bastones canadienses.
  • Las muletas se cuentan en la cancha como extremidades de brazos y no pueden utilizarlas; de llegar a tocar el balón con ellas se castiga como “mano”.
  • El saque de banda es con el pie, pero para que sea gol debe ser tocado por otro compañero.
  • De golpear al contrincante u oponente con las muletas se considera una falta y puede haber una tarjeta por dicha agresión.
  • Aquellos que tienen amputaciones de pierna o pie son jugadores de campo y el portero debe tener una amputación de brazo.
  • En el campo debe haber seis jugadores de campo y un guardameta.

Por Edgar Iván Sánchez

MAAZ

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.