Mariana Fernández: “Aún queda mucho para hacer en el fútbol femenino” – Ovación – 04/09/2022

Mariana Fernández, presidenta del Fútbol Femenino de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), asegura que en esa rama del deporte todo se hace por amor. Su trayectoria dentro del fútbol es la de una mujer con empuje: fue dirigente y presidenta del club Independiente de Trinidad (Flores) – su ciudad natal- y luego fue vicepresidenta de la Organización de Fútbol del Interior (OFI), todo en la rama masculina. Su trabajo la llevó a ser designada en la AUF y gracias a su trayectoria, hoy es la encargada de liderar la liga de fútbol femenino.

-¿En qué momento del fútbol femenino estamos?
-Es una buena pregunta. En este caso estamos hablando del fútbol femenino que organiza la Mesa Ejecutiva de AUF, que no engloba todo. Pero la realidad es que hay un montón de cosas para hacer, lo que pasa es que armar el puzzle de los clubes, que acepten a las mujeres, el fútbol femenino, el lugar y la importancia que le deben dar. Ir caminando hacia ese sitio, cuesta. Esa es una realidad, que no nos va a hacer bajar los brazos, pero hay momentos que uno dice: qué duro.

-¿Cómo ha sido la evolución del fútbol femenino en los últimos años?
-Considero que el tema de la licencia de los clubes ha ayudado un montón, porque a las cosas que a veces no entran por buena voluntad las ayuda un poco que las empujen. En eso FIFA puso especial énfasis en el fútbol femenino, se ha propuesto una meta para el 2026 de los millones de mujeres que quiere tener jugando al fútbol y en eso se estaba trabajando; más allá que por momentos cueste y cueste.

– Hablando de lo que cuesta, ¿cuál es el principal desafío del fútbol femenino?
-Creo que cuando llegan a los primeros equipos, se da el tema de que trabajan y estudian, algo que no sucede con los hombres. El trabajo para las más grandes es una traba, porque no es como el masculino que a veces ya en formativas tienen un sueldo que es una ayuda suficiente para eso. En las mujeres son muy pocas las chicas que están logrando tener un salario digno como para poder sustentarse. Porque no se trata solo lo que toman de eso, sino para qué te alcanza.

-El reclamo de la paga igualitaria se da en todas las ligas del mundo, ¿cómo estamos en ese sentido?
– No hemos llegado. Por suerte cada vez hay más casos y con una mano no nos alcanza para contarlos, bienvenidos. Hay que trabajar en eso, porque también enfrentamos a otras cabezas que son las que ayudan a que eso se impulse. Por más que lo peleemos desde el fútbol femenino, si el fútbol masculino no colabora es un poco más complicado.

-¿Cómo evolucionó la posición de los clubes respecto a la conformación de planteles y la profesionalización ?
– Lo veo un poco más lento de lo me gustaría. Si bien, vemos que los clubes, por lo menos en Primera División, le ceden el espacio principal donde juega la Primera, no se les da todo, pero se va caminando a eso. Nosotros nos habíamos propuesto que la Primera jugara en el Charrúa y sino en su estadio principal, el año pasado se logró. Creo que eso ha sido muy importante. Que Peñarol pueda jugar en el Campeón del Siglo, me parece que fue buenísimo para la gurisas. No se ha logrado en el Gran Parque Central pero pienso que será una cuestión de tiempo o, a veces, interfieren otras cosas que uno también tiene que saber este convivir con eso y qué pasa hasta en el masculino, no es de mala voluntad de que puntualmente en esa fecha estuvo disponible.

– ¿Dónde están las principales falencias en esas infraestructuras que necesitan para entrenar a las jugadoras?
-Es un tema de espacio, porque convengamos que los clubes de Primera División la tienen. Cuando se viralizó el video de (Luis) Suárez entrando al vestuario de Liverpool, pensaba esa es la realidad nuestra. A veces nos rasgamos las vestiduras con cosas que demuestran que la realidad es esa. Aspiremos a crecer, pero miremos lo que están viviendo los clubes. No digo que sea malo, digo que se puede trabajar mucho más y creo que se está yendo por ese camino. La AUF está abocada a un proyecto, por ejemplo de tener el complejo femenino. Es un plan por el que se peleó durante muchos años, quienes estuvieron antes que nosotros lo impulsaron. Lo verá la futura generación, pero no importa para quién sea, se tiene que seguir peleando por eso: el proyecto y el terreno están. No sé en cuánto tiempo lo veremos concreto, pero será una realidad, un predio con instalaciones, canchas que le va a mejorar también a nuestro fútbol femenino en general. También funcionará como un desahogo para los clubes, porque a veces entendemos que los clubes más chicos hay que ponerles más cabeza para ayudarlos porque no acceden a algunas cosas, entonces buscamos la manera de poder impulsarlos y que no bajen los brazos.

– ¿Te parece que el ingreso de los clubes como Nacional y, especialmente desde 2017, Peñarol están potenciando al fútbol femenino?
-Me parece que sí. Además, tenemos casos como el Defensor Sporting que hizo la patriada en el campeonato 2021; también Montevideo Wanderers viene peleándola y con ideas. A mí, en particular, me gustaría que para enriquecer la liga las jugadoras tendrían que estar desparramadas en todos los clubes. Para que no haya dos partidos que generen la adrenalina por campeonato, quiero que sean todos, dos, tres cuatro. Creo que tendríamos que apuntar hacia otro lado, personalmente me gustaría legislar de otra manera, que no haya tantos pases. Pero en definitiva, el consejo de liga es de los clubes y si ellos no apoyan esas cosas, hay que respetar las decisiones y convivir con todo eso. Después tenemos situaciones que te complican porque se llevaron las jugadoras de selección y complica para entrenar la selección y el club; entonces hay algo que está funcionando mal. Creo que es debe que no le hayamos encontrado la vuelta para lograr esa sinergia y que todo vaya este por buen rumbo, porque creo que todos queremos que a la liga y a la selección le vaya bien, eso no se discute.

-¿Qué es lo que hay por hacer? ¿Cómo puede explotarse?
– Hay muchas cosas para hacer se necesita tiempo y, a veces, empujar las cosas cuesta mucho más de lo que se ve de afuera. Leemos mucha crítica que siempre es sana, yo en particular las leo como algo para sumar este porque está bueno qué siente la gente, de repente son cosas venís empujando y la burocracia es lenta o son cosas que se manejan de otra manera, porque hay clubes que siguen poniendo por delante sus propios intereses que el del fútbol femenino en general, por ejemplo.

-¿Estamos lejos de un fútbol femenino profesionalizado?
-Más allá de que hay clubes que han hecho contratos a jugadoras, no están validados por la AUF. Eso implica que aún no cumplen con ciertos requisitos. A su vez hay cosas que tenemos que trabajar con la Mutual, que hace una labor muy importante, cómo se empiezan a profesionalizar una cierta cantidad de jugadoras en todos los equipos como lo hacen en Argentina. Son metas a plantearse con tiempo y ver qué posibilidades tienen. Hoy miro los nueve equipos que quedaron este año en Primera División y no reúnen las condiciones para poder trabajar en eso. Todavía estamos pensando en cómo ayudar al más débil para que se empareje y puedan acceder a las jugadoras a cosas similares.

Las frases de Mariana Ferández

“El trabajo para las más grandes es una traba, porque no es como el masculino que ya en formativas tienen un sueldo que es una ayuda suficiente. En las mujeres son muy pocas quienes logran tener un salario digno”.

“La AUF está abocada a un proyecto, por ejemplo de tener el complejo femenino. Es un plan por el que se peleó durante muchos años, quienes estuvieron antes que nosotros lo impulsaron y lo verá la futura generación”.

“Me gustaría que para enriquecer la liga las jugadoras tendrían que estar desparramadas en todos los clubes. Para que no haya dos partidos que generen la adrenalina por campeonato, quiero que sean todos”.

“Creo que el debe es que no le hayamos encontrado la vuelta para lograr esa sinergia y que todo vaya este por buen rumbo, porque creo que todos queremos que a la liga uruguaya y a la selección les vaya bien”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.