Le llamaban el ‘Pequeño Zidane’ y era el mejor pagado de Francia; hoy lleva 3 años sin club y juega tenis amateur

Yoann Gourcuff era uno de los grandes talentos del futbol europeo, pero actualmente está sin equipo y se dedica a jugar tenis

Francia recibe a Austria en partido correspondiente a la quinta jornada del Grupo 1 de la UEFA Nations League y el combinado galo necesita urgentemente una victoria para intentar escapar del descenso en la competición europea.

A pesar de vivir una situación complicada en el torneo, los “Bleus” han conseguido en los últimos años armar plantillas espectaculares repletas de estrellas. Prueba de que el futbol francés atraviesa una de las mejores etapas de su historia, generando una gran cantidad de buenos jugadores, es el título de la Copa del Mundo 2018.

Sin embargo, uno de los grandes “talentos desperdiciados” de la última década del balompié galo es el centrocampista Yoann Gourcuff, que cautivo a miles de seguidores con sus actuaciones en Rennes y que lo llevaron a ser comprado en 2006 por el AC Milan, que era la gran potencia del fútbol europeo en ese momento.

El centrocampista ganó grandes títulos con el conjunto italiano, pero no se consolidó y regresó a Francia para jugar cedido con el Burdeos en la temporada 2008/09, donde Yoann logró recuperar su mejor versión.

Gourcuff rapidamente se convirtió en un idolo del Burdeos al llevar al equipo a ganar los títulos del Campeonato de Francia y la Copa de la Liga de Francia en la campaña 2008/09, además de conquistar dos Supercopas de Francia más (2008 y 2009).

En ese momento, también se convirtió en un nombre regular en las convocatorias de la selección francesa cuando participó en las eliminatorias para la Copa del Mundo 2010 y la Eurocopa 2012, y formó parte de la plantilla que participó en la Copa del Mundo de Sudáfrica.

Gracias a su estilo extremadamente técnico, Gourcuff fue apodado el “Pequeño Zidane”. En 2009, el centrocampista fue adquirido definitivamente por el Burdeos y siguió como pieza clave de la que quizás fue la mejor plantilla de la historia del club, y que contó con varios brasileños, como el defensa Henrique Souza, los centrocampistas Fernando y Wendel y el delantero Jussiê.

En entrevista con ESPN, Jussiê, que formó parte del súper equipo de Cruzeiro entre 2001 y 2004, comparó a Gourcuff con el “cerebro” de ese equipo celeste.

Gourcuff fue nuestro Alex en el Cruzeiro en 2003. El Burdeos en la 2008/09 jugó con él y funcionó muy bien”, recordó el exdelantero, que terminó su carrera en el Burdeos.

“Lamentablemente, después no pudo continuar una carrera que tenía todo para ser brillante”, lamentó.

La caída del “Pequeño Zidane”

El declive en la carrera de Gourcuff comenzó en agosto de 2010, cuando en una jugada audaz en el mercado francés, el Lyon compró al mediocampista por 22 millones de euros y lo convirtió en el jugador mejor pagado de Francia.

Al cambiar de club, el “Pequeño Zidane” nunca consiguió ser el mismo que en el Burdeos.

En cinco temporadas en el Lyon, Gourcuff sufrió una serie de lesiones que lo llevaron a perderse casi 90 partidos. En total, saltó al campo 128 veces y anotó solo 19 goles, ganando solo dos títulos: una Copa de Francia y una Supercopa de Francia.

A nivel internacional, Gourcuff dejó de ser considerado y no fue convocado para la Eurocopa 2012 a pesar de haber formado parte de toda la campaña en las eliminatorias.

El fracaso en el Lyon fue tan grande que dejó el club en calidad de jugador libre en julio de 2015. Luego, intentó retomar su carrera en el Rennes, pero tampoco lo logró.

Para el excentrocampista Dudu Cearense, que presenció el “nacimiento” de Gourcuff en el Rennes entre 2004 y 2005, las comparaciones con Zizou perjudicaron la carrera de Gourcuff.

Gourcouff jugaba mucho. Disparaba muy bien con las dos piernas, tenía una visión gigantesca del juego y era un excelente atleta. Siempre coincidíamos cuando jugábamos juntos: yo hacía todo para pasarle el balón y él resolvía el juego”, dijo entre risas Dudu a ESPN.

“Lamentablemente estaba eso de que lo comparaban con Zidane y eso es algo que no existe. Era una expectativa enorme e irrazonable puesta en él por esa comparación. ¡Zidane es uno y Gourcouff es otro!”, señaló.

“Pero en realidad era un tipo que jugaba mucho, con un potencial enorme cuando trabajábamos juntos en el Rennes. Marcó mucha diferencia en el campo”, añadió.

En la campaña 2018/19, le tocó al pequeño Dijon apostar por el fútbol Gourcuff. Sin embargo, el centrocampista jugó solo ocho partidos con el club antes de sufrir una grave lesión en el muslo que puso fin a su temporada antes de tiempo. Con eso, optó por rescindir su contrato en enero de 2019.

Tras ver a su hijo sin club durante más de año y medio, el padre de Gourcuff, Christian, aseguró que el centrocampista había colgado las botas. Sin embargo, el francés nunca ha anunciado su retiro de manera oficial.

Se desconoce si el “Pequeño Zidane” encontrará nuevo equipo para intentar vivir sus ultimos días como futbolista profesional. No obstante, sigue dedicándose al deporte, más concretamente al tenis, que fue su gran pasión junto al fútbol durante su infancia.

A principios de este año, Gourcuff incluso jugó en un torneo oficial: Larmor-Plage de Régionale 1, una de las competencias regionales de tenis de Francia.

El deportista disputó dos de los cuatro partidos de su equipo, destacándose especialmente en la victoria sobre Arthur Thuet, que era el gran favorito.

Gourcuff estaba indeciso cuando era niño sobre si perseguir una carrera como jugador de tenis o futbolista. Se dedicó de lleno al deporte de la pelota verde (o amarilla) hasta los 12 años e incluso se cruzó nada menos que con Rafael Nadal en el torneo sub-12 de Auray en 1998.

Sin embargo, el futbolista acabó decantándose por el fútbol, ​​entró en las categorías juveniles del Lorient y luego se marchó al Rennes. El resto es historia…

Leave a Reply

Your email address will not be published.