La palabra de Gago, el fútbol de Vecchio

Desde aquel onírico 2001, cuando un desafiante Mostaza Merlo hizo pedazos el “paso a paso” que había popularizado tras cada partido para revolear, después de un empate en la recta final, “Vamos a salir campeones”, que esas palabras tienen en Racing una sonoridad especial, un hálito de conjuro.

El hechizo se repitió en 2014, cuando Diego Cocca, antes de un clásico, dijo que prefería perder con Independiente pero pelear el campeonato. Un pleno a plata o nada, que terminó en vuelta olímpica también.

Gago se animó ante periodistas partidarios (Prensa Racing).

Esta semana, Fernando Gago se enfrascó en un mano a mano con un periodista partidario en el que, tomando alguna previsión sobre “el título que vas a poner”, dijo las palabras mágicas, “vamos a ser campeones”. Fue unos días después de una charla con su plantel en la que parecieron juramentarse a hacer un sprint final de campeonato en el que todos los partidos serían finales y había que ganarlos.

Racing jugó con Talleres (1-1) y Argentinos, mostrando las mismas fortalezas y las mismas inconsistencias que lo acompañaron en el año, hasta la última media hora de anoche. Ahí estuvo la distinción: entró Emiliano Vecchio, y la Acadé cobró rápida consciencia de cuánto lo había extrañado en estos nueve partidos en los que estuvo lesionado.

Mirá también

Vecchio y su gran regreso: "Fue muy duro estar afuera"

Vecchio le dio el fútbol, la chispa, el diferencial que lo vuelve un equipo más entero, más temible, con más cara de pelear el título. Ese diferencial que tanto esperaron que le diera Cardona (el refuerzo franquicia del técnico) y se seguía esperando con cada vez menos paciencia. El resultado llegó en una acción de carambola, Racing pudo haberse puesto a ganar antes y también pudo haber perdido.

Nos queda el final del campeonato para saber si la palabra mágica de Gago y el fútbol que puede inventar Vecchio crean una mística para apostar al título.

Leave a Reply

Your email address will not be published.