La nueva ley en cifras: una bomba atómica sobre el fútbol profesional

Llevamos varios meses anticipando en IUSPORT las graves consecuencias que traerá consigo la nueva ley del deporte.

 

Primero alertamos de la inminente desaparición del modelo de justicia deportiva público y gratuito, al dejar la nueva ley reducido el TAD a una figura decorativa.

 

Pues bien, lamentablemente, el texto final de la ley que será elevado al Pleno del Congreso de los Diputados confirma nuestros peores augurios. 

 

Y en estos momentos, tras la retirada de las enmiendas que habían sido consensuadas entre PSOE, PP y LaLiga, vamos camino de cargarnos al sector económico del fútbol profesional español, si este próximo martes, en el cierre final del texto legal, los diputados del PSOE y PP no lo remedian.

 

Las cifras de una crisis sin precedentes 

 

A continuación nos hacemos eco de los datos demoledores que ha recopilado Ruby Ares en el diario AS, los cuales dan una idea cabal de la magnitud del problema: una ley que está a punto de convertirse en una bomba atómica sobre el sector del deporte profesional en España, con un efecto expansivo impredecible. 

 

Para empezar, si entra en vigor la Ley como está actualmente redactada, peligrarían los acuerdos comerciales que está realizando la patronal y también el Plan Impulso firmado con CVC para los próximos 50 años. El fondo de inversión añadió una cláusula para revisar el contrato en caso de que cambiasen las condiciones de explotación comercial de LaLiga. 

 

El escenario sería el siguiente, como advierte Ruby Ares: de los 2.000 millones de euros que firmó inyectar el fondo, no llegarían los 1.000 restantes. La otra mitad que ya ha sido ingresada se convertiría en una deuda a quince años que deberían asumir los clubes y que les podría poner en serios aprietos económicos.

 

Es más, el ambicioso proyecto de crecimiento (esperan crecer en cuatro o cinco años lo que tardarían en 25) que supone el Plan Impulso tendría que parar en seco. Los clubes tendrían que decir adiós a la remodelación de sus estadios y ciudades deportivas (que ya han empezado), la inversión en tecnología y marca y la estrategia de expansión e internacionalización.

 

Impacto en la explotación comercial

 

Pero la entrada en vigor del texto no solo afectaría al acuerdo con CVC. El escenario que plantea LaLiga y que presentó a los clubes en la última Asamblea (lo que ha hecho que la mayoría de clubes apuesten por parar la competición como medida de protesta y presión al Gobierno) es que en diez años se prevé perder 9.100 millones de euros. 

 

La inversión en patrocinios caería 2.600M€. Se pasaría de los 2.900 que se facturan a día de hoy gracias a los acuerdos con 50 marcas, a tan solo 300 millones. En derechos audiovisuales la pérdida sería todavía mayor: se pasaría de ingresar 21.679M€ a 18.169M€ (-3.510). 

 

Y dos de las últimas grandes apuestas de los clubes y la patronal pasarían a 0€. Se trata de LaLiga Tech, la filial que aglutina toda la tecnología creada a partir del dinero de los clubes (Mediacoach, sistema antipiratería, detección de posibles amaños y apuestas ilegales…), y el Museo de Legends no seguirían siendo viables. 

 

Por la filial tecnología se estiman ingresos de 2.705 millones que desaparecerían de golpe; respecto a Legends la pérdida sería de 285M€. Y todo esto sin tener en cuenta posibles nuevos impactos en futuros proyectos que surgirían gracias a la alianza con CVC.

 

Este escenario ha hecho saltar las alarmas en todos los clubes. La pérdida de 910 millones por temporada afectaría a todas las áreas y proyectos que han construido a lo largo de la última década.

 

LaLiga entiende que el control económico (que permitió a los equipos lograr una estabilidad financiera y acabar con sus deudas tanto a la Seguridad Social, Hacienda, jugadores y otros empleados) sería inviable; las ayudas al fútbol femenino, los gastos a los convenios firmados con AFE y la RFEF tampoco serían asumibles.

 

Además de proyectos como el de LaLiga Genuine. Los clubes también alertan de que la pérdida de ingresos afectaría al resto de deportes por el dinero que reparten en ayudas. Estiman que el CSD dejaría de ingresar 10 millones por temporada, lo que supondría cerca de 100,6M€ en una década.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *