La multipolaridad del fútbol dentro de un tablero inédito – Radio Gráfica

Por Carlos Aira (*)

 

¡Caros amigos de la Gráfica! Luego de una semana donde quedé afuera de la cancha, vuelven las Apiladas Deportivas. ¡Y vuelven recargadas! Horas intensas en el predio de Ezeiza, nuevo centro neurálgico de la rosca del fùtbol argentino. Allí se está cocinando, a fuego lento como las buenas comidas, una reestructuración singular. La misma no dejará a todos los actores conformes, pero será mayoritaria. Después veremos si ordena nuestro fútbol o fue un parche coyuntural de un momento único. Porque el tablero del fútbol argentino se parece bastante al tablero de la política global.

 

LA MULTIPOLARIDAD:  Desde 2017, nuestro fútbol atraviesa un proceso complejo de explicar. Históricamente, el poder lo tuvieron los clubes poderosos. No solo la potestad de los campeonatos, también las decisiones de fondo (reparto económico, esquema de torneos). La inyección económica de Fútbol para Todos emparejó economías y estructuras; por su parte, la política de Claudio Tapia puso en el centro de la escena a clubes alejados a cualquier tipo de decisión.

En el mundo sucede algo similar. Luego de la Segunda Guerra Mundial, el globo se dividió en dos bloques. Con la caída del Muro de Berlín, el bando occidental creyó aquello del fín de las ideologías. Treinta años más tarde, en la milenaria Samarcanda – actual República de Uzbekistán – el Grupo de Cooperación de Shangai (China, Rusia, Irán, Turquía y tantos otros paises emergentes) dan comienzo a la multilateralidad. El Atlantismo (Estados Unidos, Inglaterra, Europa), quienes creyeron tener las riendas de la humanidad, están enfrentando horas complejas.

Los tradicionales grandes de nuestro fútbol, tienen la misma desorientación que el bloque occidental: son dueños del histórico poder, pero no asimilan un fútbol argentino que ha cambiado.

Desde Abrí la Cancha hemos explicado en varias oportunidades las razones económicas – y políticas – que han cambiado el mapa de nuestro fútbol. Ahora, nos metemos a explicar el complejo entramado del debate interno de AFA y que se puede venir.

 

REESTRUCTURACION CON 30: El periodismo tiene poco de independiente y mucho de empresa con intereses creados. Encima, son pocos los periodistas especializados que comprenden el entramado. La última década ha sido compleja. Julio Grondona instauró el campeonato de 30 equipos para 2015 con la idea de más pantalla y solucionar un problema invisible para muchos: FPT equiparó economías. Esto generó los descensos de River Plate, Independiente, Rosario Central, Gimnasia, Huracán y Unión. Estos descensos generaron un desequilibrio en los contratos de la Primera Nacional, acercándose a la Primera División. Como todos compiten y nadie quiere achicarse persé, la salida que encontró Don Julio fue una reestructuración que pensó en 2011, cuando descendió River Plate.

Pero las cosas cambiaron, y mucho. Julio Grondona falleció en julio de 2014; Mauricio Macri asumió la presidencia de la Nación; FPT fue ejectuado; en 2017 se creó la Super Liga y el campeonato volvía, paulatinamente, a un campeonato de 20 equipos en Primera División. Pero la pandemia cambió todos los planes. En marzo de 2020, la Primera División tenía 24 equipos. La situación económica de los clubes obligó la suspensión de los descensos. ¿Que decisión podía tomar AFA con clubes cerrados, FOX-TURNER sin querer pagar su contrato por la carencia de partidos y las masas societarias que no pagaban su cuota social? 

La pandemia es un espantoso pasado y este 2022 profundizó las internas. La Liga Profesional – continuadora de la Super Liga – quedó bajo la conducción de Tapia luego que Malaspina falló en su intención de comandar el organismo luego de la salida de Marcelo Tinelli. En el nuevo tablero, varios clubes chicos quedaron muy empoderados. 

Una empoderación a la altura de Claudio Tapia, sucesor histórico de Julio Grondona. Los tiempos han cambiado. Hoy, Tapia tiene un talón de Aquiles llamado Barracas Central. Pero los tiempos han cambiado y las dirigencias miran hacia otro lado siempre y cuando el presidente mantenga el equilibrio de la multilateralidad.

Una combinación inédita de socios, estructuras deportivas y cajas millonarias detrás de clubes habituados a la histórica escaséz. Tomemos como ejemplo el fútbol cordobés. Belgrano e Instituto de Córdoba tienen hoy 50.000 socios. Más que Lanús y Vélez Sársfield. Sarmiento, Colón y Unión son dueñas de importantes estructuras de fútbol profesional que desconocen la casi totalidad del periodismo especializado, que sigue pensando que son instituciones folkloricas del interior. Central Córdoba, Patronato y Godoy Cruz son clubes apoyados económicamente por las provincias.

Es muy curiosa la idea instalada por amplios sectores de la prensa es la idea que un campeonato de 30 empareja para abajo. Es muy curioso porque son los primeros que defienden los promedios en Primera División, el guardaespaldas de los clubes grandes.

Lo que no están comprendiendo estos iluminados, por su falta de conocimiento cabal de nuestro fútbol, es que el campeonato de 30 beneficia a varios clubes poderosos venidos a menos en una competencia cada vez más franca.

Es que el fútbol no se emparejó para abajo. Los grandes ya no son tan grandes y los chicos de ayer crecieron demasiado en su economía e infraestructura. La multipolaridad del fútbol argentino es una realidad en este momento de la historia.

El nuevo campeonato de 30 – que adelantamos nosotros hace meses – podría aprobarse en octubre próximo, en la asamblea previa a la Copa del Mundo de Qatar. Detrás del nuevo campeonato se agrandaría la torta económica a través de nuevos actores que se sumarían a la televisación del torneo. Esa torta – junto a una reorganización de calendario – sería el gancho para que River y Boca aprueben un nuevo torneo.

La multilateralidad que tan bien ha explicado Gabriel Fernández – Director periodístico de Radio Gráfica – es una realidad. En Samarcanda, en Ucrania y en el predio de Ezeiza.

 

LA DEL ESTRIBO: El 14 de septiembre pasado falleció un grande del deporte argentino como fue Horacio Accavallo. Salvo honrosas excepciones, muchos periodistas deportivos – sobre todo los del palo – obviaron la noticia. La enmienda Dante Panzeri. Aquello que el boxeo es el homicidio legalizado. Para estos periodistas, el boxeo es noticia solo cuando existe una connotación negativa para marcar.

 

(*) Periodista / Abrí la Cancha / Autor de Héroes de Tiento y Héroes en Tiempos Infames.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.