Italia despide a otro proyecto frustrado: “Algo en mí se apagó…”

Andrea Ranocchia dijo basta. El central, que en el comienzo de su carrera prometía muchísimo, ha decidido colgar las botas de manera inesperada. La decisión llegó tras la grave lesión sufrida el pasado 21 de agosto en el Maradona de Nápoles, una fractura en el peroné que le habría dejado varios meses lejos del césped. Tras haber vivido 12 años en el Inter (con 226 partidos, dos Copas de Italia, una Supercopa y el Scudetto de 2021) Ranocchia en el pasado verano había decidido aceptar la propuesta del Monza, que apostó por su experiencia para la primera e histórica aventura en la Serie A. En esta semana, renunció a un contrato de dos años con un sueldo de un millón de euros netos por temporada.

Con su nuevo equipo, apenas disputó 138 minutos: 90 en la Copa Italiana, durante la victoria con el Frosinone, y los 48 de Nápoles.

El italiano decidió explicar las razones de su adiós con un video de 20 minutos publicado, entre lágrimas, en sus redes sociales: “Les doy las gracias a todas las personas que encontré en mi camino, todos me han dado algo y yo he dado todo lo que pude”.

Ranocchia reconoció que “el último año y medio no fue fácil”, que “la pasión por el fútbol ha ido bajando” y que, por eso, aceptó la idea de una nueva aventura en Monza: “Les doy las gracias a Galliani y Berlusconi, que me ofrecieron un muy buen contrato y me dieron confianza”.

Sin embargo, el futbolista afirmó que también en su nuevo equipo notaba que algo en él “se había apagado”, y tras la lesión de Nápoles prefirió “no tomarle el pelo a nadie”. Después de haber vestido las camisetas de Arezzo, Bari, Genoa, Inter, Sampdoria, Hull City y Monza. Ranocchia todavía no tiene planes, pero sí una certeza: “No volveré a jugar, no es lo que quiero. Disfrutaré de otras cosas. Nos veremos por ahí…”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.