Gonzalo Higuaín en GOAL sobre lo tóxico que es el fútbol: ‘Yo no pertenezco a este mundo’

En entrevista exclusiva con GOAL, el delantero argentino se sincera sobre los casi incesantes abusos que recibió durante su tumultuosa carrera.

Unas semanas antes de su emotivo anuncio de retiro, Gonzalo Higuaín le ofrece su sonrisa a todo el mundo en el hotel en donde se aloja el Inter Miami.

Entra en la habitación, café en mano, envuelto en el rosa característico del equipo de Miami antes de sentarse.

“Esto solo será cinco minutos, ¿verdad?”, Dice en inglés entre risas.

Ninguna posibilidad. ¿Cómo podría alguien profundizar en todo lo que Higuaín ha visto y hecho en solo cinco minutos?

Mientras empieza su camino hacia el retiro, Higuaín será recordado como uno de los futbolistas más prolíficos y complicados de una generación. Será recordado como un goleador increíble para el club y el país, como uno de los mejores delanteros puros que ha visto este deporte en mucho tiempo.

Pero también será recordado como quizás la mayor víctima de la generación de redes sociales del fútbol. Muchos se acordarán de él por sus decepciones en el escenario más grande, por sus defectos y por cómo el mundo pudo observarlo y criticarlo en tiempo real.

Será recordado como un jugador del que los fanáticos, tanto de sus clubes como de sus rivales, se burlaban una y otra vez sin importar cuántos goles marcara o cuántos trofeos ganara.

Pocas personas han tenido sus momentos más importantes bajo luces tan brillantes, y pocas han visto que esos momentos brillantes se vuelvan tan oscuros con el movimiento de una pierna.

Entonces, ¿cómo ha sido para Gonzalo Higuaín, y no solo como jugador, sino como ser humano?

“Cuando era niño y estaba afuera con una pelota de fútbol, ​​comencé a jugarla por el amor al juego”, le dice a GOAL. “No lo hice porque quisiera ser famoso ni nada por el estilo.

“Jugué por la pasión que tenía por el deporte y siempre tuve el sueño de querer convertirme en un jugador profesional, pero, en ese momento, realmente no sabía lo que venía con eso. Cuando sos niño, esperas que al crecer y te convertís en futbolista profesional, pensás que vas a sentir las mismas cosas, que será muy similar a la pasión y el amor que tenías cuando eras niño jugando al fútbol”.

“Pero luego notas que no es lo mismo. El amor por el deporte no es el mismo por muchas otras cosas: dinero y finanzas, directores deportivos y contratos, todas estas cosas. Tu vida cambia por completo, así que tuve que vivir eso”.

“He tenido muchas experiencias excelentes, algunas excelentes, algunas no tan excelentes, para poder llegar a este nivel”.

Getty/GOAL

Higuaín está ansioso por hablar sobre las grandes experiencias, pero también dispuesto a sumergirse en los momentos difíciles. De hecho, una de las cosas más impresionantes de él es cuán consciente es de sí mismo en una era en la que los atletas están entrenados para ser tan insulares.

El delantero de 34 años es muy consciente de la reputación que pesa sobre él hasta el día de hoy. Si bien muchos de sus compañeros reiteran constantemente el punto de que no prestan atención a los periodistas o las redes sociales, Higuaín está dispuesto a admitir que sabe lo que algunos fanáticos del fútbol lo ven como un ‘pecho frío’ y que, de hecho, le molesta a nivel humano.

“He tenido una vida que no ha sido muy normal”, dice, “y cuando la gente habla de mí sin conocerme, me insulta, me falta el respeto sin saber quién soy, lo difícil es que no soy capaz de reaccionar. Te insultan cuando no puedes reaccionar y te ofenden o te faltan al respeto a ti o a tu familia. Es difícil”.

“Son personas que no me entienden ni me conocen y piensan que porque ganás dinero, entonces tienen derecho a insultarte. Y lo único es que, si me quieres juzgar o me quieres criticar , entonces tenés que estar dispuesto a que yo haga algo”.

“Estoy cansado de no poder reaccionar y tener que lidiar con esta falta de respeto, especialmente cuando estoy con mi familia. Y eso es algo que quiero detener: comer esta mierda. Me retiro y no recibir más maltrato.

“Esta crítica y la falta de respeto, no sos capaz de reaccionar y eso es algo que la mayoría de la gente no entiende, lo difícil que es”.

Higuaín es muy consciente de que hay algunos que nunca lo perdonarán por sus fallas percibidas en finales, y eso está bien. Los errores cruciales de Argentina en la Copa del Mundo y la Copa América: esos momentos son parte de su historia, dice.

Pero no son toda la historia. Hay historias sobre goles, 364 de ellos para ser exactos, lo que lo coloca a la altura de los mejores para haberlo hecho. Hay historias sobre trofeos, muchos de ellos, en La Liga y la Serie A. También hay premios Golden Boots y Team of the Season, ya que Higuaín tuvo el placer de brillar junto a jugadores como Cristiano Ronaldo y Lionel Messi.

Esos momentos, dice, son los que más recuerda. No hay arrepentimiento en él. Los fallos son fallos, los resultados son resultados, pero los logros también son logros, e Higuaín está dispuesto a poner los suyos contra los de cualquiera.

Higuain World Cup GFX

“He marcado más de 350 goles”, comienza, “y la gente, en realidad no todos porque ahora en las redes sociales todos tienen voz y parece que son todos, en la calle o en la cancha, nunca te hace ninguno de esos comentarios que luego ves en las redes sociales”.

“En esos momentos sufro, pero tal vez sin esos malos momentos no hubiera disfrutado parte del éxito que tuve después. A veces, hacés tres goles y fallás el cuarto y eso es lo que recuerdan, pero estoy más que orgulloso y contento del éxito que tuve”.

“De los malos momentos aprendes, maduras, creces y yo personalmente no me arrepiento de nada, y si tuve esas situaciones en las que fallé es porque estaba en condiciones de jugar esas finales. A veces se pierde. Perdí muchas finales, Copa América y Mundial, y tuve la mala suerte de ser el que falló un gol importante. Fueron tiempos difíciles, pero después de eso, un año después, me vendieron por 90 millones de euros a la Juventus como el argentino más caro de la historia. Ahí es donde debés recordar que nada puede distraerte de tu objetivo”.

A medida que se acerca a la jubilación, Higuaín está listo para alejarse del juego como una leyenda legítima. Digas lo que digas sobre sus altibajos, no puedes negar su lugar en la historia, habiendo vivido tantos momentos importantes para algunos de los clubes más grandes del mundo.

Pero una de las cosas más interesantes de Higuaín es que está listo para alejarse como una estrella sin hogar.

EL PIPITA Y LA SELECCIÓN ARGENTINA

La carrera de Higuaín fue tumultuosa, por decir lo menos. En el Real Madrid, a menudo fue el chivo expiatorio a pesar de marcar 121 goles en 264 partidos. Nápoles lo abrazó durante algunos años antes de que su gran fichaje por la Juve lo hiciera pasar de héroe a villano ante los ojos de una ciudad que pone sus estrellas por encima de la mayoría. Su paso por la Juve se agrió al final, a pesar de los 55 goles en sus dos primeras temporadas, y los préstamos al AC Milan y al Chelsea nunca lo destacaron del todo.

En ese contexto, Higuaín es un futbolista respetado por muchos, pero, quizás, querido por ninguno.

Incluso en Argentina, es el jugador al que se suele culpar por el fracaso de la selección nacional en capturar algún trofeo importante durante la Era Messi antes de que la estrella del PSG ayudara a llevar al equipo, sin Higuaín, a la victoria en la Copa América 2021.

Algunos esperarían que eso molestara a Higuaín, teniendo que ver a sus compañeros de equipo de toda la vida finalmente abrirse paso sin él, pero el delantero dice que vio cómo Argentina levantaba ese trofeo con orgullo, no con celos.

“Creo que es más el destino”, dice. “Podés ganar o podés perder y, para nosotros, tuvimos la suerte de poder jugar tres finales y, lamentablemente, las perdimos. Cuando salí de la selección, hicieron esta final en la Copa América y yo estaba muy contento. El equipo médico, los utileros, Messi, Di María, Otamendi, Agüero, son mis amigos. Me alegró mucho que lo lograran. No siento ninguna vergüenza”.

SENTIRSE UNA ESTRELLA

Higuaín ha tenido una carrera diferente a la de, digamos, su hermano Federico. El mayor de los Higuaín nunca alcanzó las alturas de su hermano menor, pero es una figura popular en el Columbus de Estados Unidos, donde construyó un legado tanto con el club como con la comunidad.

El Pipita admite que nunca pudo hacer eso. No encajaba con sus planes de carrera o su camino. Quería moverse, probar cosas diferentes, desafiarse a sí mismo. En ese momento, siempre estuvo más preocupado por esforzarse, no necesariamente por convertirse en un héroe local.

Aun así, mira hacia atrás con cariño. Dice que su tiempo en Madrid, Nápoles y Turín lo cambió, y tiene recuerdos eternos de cada club. Recuerda a los fanáticos en Napoli vitoreando su nombre en ese famoso canto: ‘¡GON-ZA-LO HI-GUA-IN!’

gonzalo higuain quote

“Son momentos que son imposibles de olvidar”, dice. “Es uno de los sentimientos más hermosos que puedes tener como jugador y sentir un estadio lleno de gente gritando tu apellido después de un gol, con esa energía, se me pone la piel de gallina al pensar en eso hoy”.

“Pero también puede pasar lo contrario. No todo es bonito en el fútbol. Un día 60.000 personas gritan tu nombre. Quince días después, pueden insultarte. Las cosas cambian rápidamente en el fútbol. Muy rápido”.

“Entonces, con el tiempo, traté de aprender que los elogios no me elevan demasiado y las críticas no me deprimen demasiado. Trato de encontrar un equilibrio. Pero sin duda, son algunos de los momentos más hermosos que he vivido y he experimentado en el fútbol.

“Cuando dicen tu nombre, toda esa gente, te sentís como una estrella. Son momentos que siempre vas a recordar”.

MLS: UN NUEVO RETO Y UN REENCUENTRO

Higuaín ha encontrado una nueva oportunidad de vida en Miami, y le da crédito al club de la MLS por ayudarlo a redescubrir su amor por el fútbol.

Y no fue por falta de críticas a lo largo de su paso por el club. En su tiempo en la MLS, Higuaín había visto disminuir su impacto hasta el punto en que fue relegado a la banca, un súper suplente con un contrato multimillonario que parecía listo para terminar su carrera con un gemido.

Pero luego todo cambió. Higuaín de repente se transformó de nuevo en ese jugador que solía deambular por la primera línea del Madrid o el Napoli o la Juve. Hizo retroceder el reloj de una manera que lo convirtió en una de las historias más emocionantes e inspiradoras de la MLS.

Mientras corría desenfrenado al ritmo de 14 goles en 15 partidos, a Higuaín se le dio la oportunidad de escribir su propio libro de cuentos que terminó en los playoffs de la MLS.

En algún momento de ese lapso, Higuaín se encontró de nuevo y redescubrió su amor por el fútbol. Eso explica por qué esas lágrimas brotaron con tanta fuerza en su retiro, por qué el adiós lo separa de ese reencuentro con la pelota. Entonces, ¿qué sigue para Higuaín? No está del todo seguro, pero sí sabe que sea lo que sea estará muy, muy lejos del fútbol.

“Esta liga en este país me ha hecho aprender y darme cuenta de cómo puedo disfrutar de todo lo que antes no podía”, dice. “Amo a mi hija y a mi pareja. Mi vida gira en torno a ellas. Son las que están conmigo en las buenas y en las malas”.

¿QUÉ SIGUE PARA EL PIPITA HIGUAÍN?

“En cuanto a otras actividades, me gustaría tal vez explorar la cocina o tal vez tocar la guitarra o aprender inglés. Pero no tengo ninguna intención de quedarme en el fútbol, ​​al menos a corto plazo”.

“Es un mundo que cada día se vuelve más y más tóxico y no me veo en el fútbol una vez que deje de jugar. Quiero estar muy lejos del deporte.

“Sí, voy a seguir mirando fútbol pero con lo que sé que viví en este deporte, y podés intentar imaginarlo, pero soy el único que realmente puede saber completamente lo que es una carrera como la mía. Creo que el fútbol es solo un mundo al que no pertenezco tanto como pensé inicialmente. Quiero abrir mi mente después del fútbol y disfrutar de mi familia y mi vida”.

Poco después de esa reflexión, la entrevista concluye e Higuaín, una vez más todo sonrisas, está listo para seguir adelante. Se queda un rato hablando, bromeando y riendo, antes de marcharse junto a su equipo.

Antes de que el retiro sea una realidad, le queda intentar jugar los playoffs y luego su carrera llegará oficialmente a su fin. Y, en general, la percepción de él probablemente no cambiará mucho.

Higuaín no tendrá más oportunidades de marcar goles, ganar trofeos o, lo que es más importante, forjar su legado. No tendrá otra oportunidad de jugar en una Copa del Mundo bajo las luces más brillantes. Nunca podrá expiar los errores con los que muchos aún lo asociarán todos estos años después.

gonzalo higuain sobre su carrera

Pero, a sus ojos, su legado es seguro. Todos estos años después de que pateó la pelota por primera vez y se enamoró, Higuaín, quizás de manera improbable, sigue enamorado del juego, habiendo logrado más de lo que jamás podría haber imaginado en el camino.

“Estoy orgulloso de lo que he logrado”, dice. “He jugado en los mejores clubes del mundo. Jugué en la selección durante nueve años. Jugué la Copa del Mundo, la Liga de Campeones y alcancé todos los objetivos que me propuse en mi carrera. “Ganar o perder es una consecuencia, lo más importante es el camino, y eso es algo que la gente nunca me quitará. He tenido una carrera maravillosa”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *