Federer y las críticas: “¿Tengo que gruñir, sudar, gritar y ser más agresivo?

Roger Federer dejó perlas imperdibles durante la rueda de prensa que ofreció el miércoles en el O2 Arena, como previa de la Laver Cup, competición en la que pondrá fin a su carrera. Una intervención de más de media hora en la que explicó, entre otras cosas, que jugará solo un partido de dobles el viernes por la noche, con casi total probabilidad, con Rafa Nadal como pareja.

El suizo habló sobre las críticas que ha recibido en algunas ocasiones por su forma de comportarse en la pista, para muchos, excesivamente indolente. “En el tenis lo necesitas todo, especialmente agallas y lucha, y toda esa dureza para salir adelante y permanecer en la cima durante tanto tiempo como lo hice yo. Para algunos jugadores, tal vez sea más fácil tenerlo. Está más arraigado en su ADN. Era más difícil en mi posición. Yo, tal vez tuve más suerte, estaba más dotado con la velocidad de pensamiento, de la raqueta o esas cosas. “Estoy orgulloso de lo lejos que he llegado, porque sé que esto fue algo con lo que realmente luché desde el principio. Fui criticado mucho, fuerte tal vez a veces incluso, bastante o injustamente. ¿Por qué no luchaba más cuando perdía?, decían. Porque pensaban que no daba todo lo que tenía, aunque probablemente me importara más que a la mayoría de los jugadores. Así que no entendí muy bien lo que eso significaba. ¿Tengo que gruñir, tengo que sudar más, gritar más, ser más agresivo con mis oponentes? ¿Eso qué es? Así no soy yo. Esa no es mi personalidad”, explicó Federer.

“Mucha gente me dijo entonces, bueno, quizás tengas que ser más duro y no tan agradable, ya sabes. Lo intenté, pero de la manera agradable, a ver a dónde me lleva. Permítanme tratar de ser normal, yo mismo…, me dije. Y estoy muy feliz de haber podido mantenerme auténtico y ser yo mismo durante tanto tiempo. Por supuesto, tuve que adaptarme a todas estas diferentes bolas curvas que me lanzaron, pero estoy muy feliz. Tuve la oportunidad de tener una buena relación con los jugadores, directores de torneos, prensa, también, y es por eso que creo que me divertí tanto en el circuito como lo hice. Creo que probablemente fue una buena mentalidad para mí”, añadió.

“Probablemente, también soy famoso por algunas derrotas difíciles, pero también por lidiar con ellas y verlas como una oportunidad para mejorar, para crecer a partir de ellas. Estoy feliz de no tener flashbacks de momentos difíciles de mi carrera. Veo más la felicidad, yo con el trofeo, ganando, mis momentos ganadores, y estoy feliz de que mi cerebro me permita pensar de esta manera, porque sé que no es fácil alejar a veces las derrotas”, afirma Federer, que solo se arrepiente de no haber sido “más profesional a una edad más temprana”. “Pero sé que esto probablemente también me resultaría contraproducente de una manera muy mala, que habría perdido el hambre y el fuego mucho antes, porque habría pensado que no me estaba divirtiendo, que era demasiado serio, y no quería ser tan serio tan pronto. Así que creo que estoy feliz de que mi equipo, mis entrenadores, me permitieran ser yo mismo desde el principio y lidiaran con mi comportamiento errático, súperinspirado durante 10 minutos, pero impactante otros 30. Sabían que esos 10 minutos compensaban esos otros 30″, argumentó el helvético.

“Seré el fan número uno del tenis del futuro”

Sobre el futuro del tenis, comentó lo siguiente: “La nueva generación creo que va a ser genial. Más atlética que nunca, lo vuelvo a pensar con Alcaraz y Sinner, y otros como Zverev, Medvedev, Tsitsipas, Rublev… todos ellos. No soy tan optimista sobre el saque y volea. Simplemente, pienso que no va a seguir, porque no creo que los jugadores estén dispuestos a poner sus cuerpos en la línea por un primer servicio fallado y aun así correr dos, tres pasos, y tener que caminar de regreso, y pensar que eso fue por nada. Creo que es más fácil quedarse en la línea de fondo después de sacar. Hay maneras de tener un juego en toda la cancha, de transición, que me encantó jugar. Amaba mis medias voleas, mi juego de transición. Aprendí de la generación anterior a mí, los Henman y demás, Sampras. Sabía que si golpeaba la línea de servicio, esa era una oportunidad de acercamiento para mi oponente. Ya vienen. Por eso era mejor que jugara a un metro de la línea de fondo, y luego retenerlos. Hoy en día no es así, pero está bien. Sigo pensando que el tenis va a ser realmente emocionante y probablemente no sepamos de qué manera irá exactamente, pero veremos una defensa tremenda, un poder increíble y grandes personalidades. Seré su fan número uno. Todo va a estar bien”.

Por último, Federer se refirió a los récords que ha cosechado en su carrera: “Uno de mis grandes momentos, por supuesto, fue ganar mi 15° Slam en Wimbledon, cuando Pete (Sampras) estaba sentado allí. Cualquier cosa después de eso era una bonificación. Ese fue el récord y luego, por supuesto, hubo otros en el camino. Pero hoy en día, creo, y solo aumentará, los jugadores querrán perseguirlos. Es cierto que en algún momento probablemente también lo hice, pero no los primeros años hasta que me acerqué al récord de Pete. Para mí, se trataba de cómo manejaba mi horario, si era feliz dentro y fuera de la pista, me gustaba mi la vida en el circuito. Y lo hice. Creo que pasé la mejor de las épocas. Obviamente, los últimos años han sido lo que han sido, pero estoy muy feliz de haber podido ganar otros cinco Slams a partir de los 15. Para mí fue increíble. Luego llegué a más de 100 títulos, y todo eso ha sido fantástico”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.