FC Barcelona | Las primeras horas del curso


20/09/2022 a las 06:31

CEST


Ha bastado un mes de competición para demostrar que todo lo que preveíamos en pretemporada se está cumpliendo. El Barça ha vuelto. A LaLiga y a Europa. Da la sensación que, ahora sí, está en disposición de luchar por todas las competiciones. 

La primera valoración, a nivel de grupo, es muy positiva porque el equipo tiene una identidad de juego y un dibujo y unos automatismos cada vez más asentados. Xavi pronto cumplirá un año en el cargo y su trabajo se nota en el fútbol y en los resultados. Pese al accidente del Rayo y la derrota en Múnich, el Barça compite ante cualquiera, sea cual sea su nivel. La diferencia abismal entre Bayern y balugranas ya no es tal y eso es una gran señal. Lo colectivo, además, llega avalado por un rendimiento individual que también debe ser destacado en todas las líneas. Solo hay que mirar a la portería, donde Ter Stegen ha vuelto a ser importante, salvando puntos, y vuelve a recordar al de antes. Marc-André vuelve a ser protagonista. 

A nivel defensivo hay muchísimas rotaciones y la plantilla es muy profunda, por lo que es difícil adivinar el once inicial. A excepción de Piqué, los demás han sido todos protagonistas. Uno tiene la sensación de que Koundé, sea cual sea su posición, es ya titular indiscutible para Xavi. Eso sí, siempre existe la duda del lateral zurdo, donde me resisto a pensar que Jordi Alba ha dado su brazo a torcer. Ahora mismo parece que Balde y Marcos Alonso están por delante suyo, pero sigo estando convencido de que el lateral catalán va a intentar revertir la situación, sobre todo teniendo en cuenta que llega el Mundial y, también, reconociendo todo lo que ha dado al equipo. Son muchos años siendo un grande y va a luchar por seguir siéndolo. En el centro del campo, el único refuerzo es el de Kessie, que, sin ser titular indiscutible, aporta músculo. Pero aquí quiero destacar a Frenkie de Jong, que estaba más fuera que dentro en verano y que ahora puede jugar en cualquiera de las tres posiciones. Además, a Pedri sigue siendo un placer verle en cada partido y Gavi ha dado un paso adelante y se le ve más tranquilo tras su renovación. Arropados por Sergio Busquets, la sala de máquinas funciona como un reloj.  

En ataque, el equipo perdió a Auba, pero el equipo se reforzó muy bien. Tanto que uno tiene la sensación que el Barça vuelve a ser ese equipo temible a nivel goleador como lo era con el tridente o incluso solo con Messi. La llegada de Raphinha, un Dembélé muy constante, los minutos de calidad de Ansu y un Memphis que, pese a estar en la rampa de salida, responde cada vez que juega, convierten el ataque del Barça en poderoso. Y, por supuesto, con Lewandowski, ese jugador franquicia que cualquier grande debe tener. Un fichaje cien por cien rentable. 

Leave a Reply

Your email address will not be published.