El Real Madrid aprueba el examen para la Supercopa

Actualizado

El Real Madrid venció a la Juventus (2-0) con goles de Benzema y Asensio. Ancelotti sacó el equipo de la final de Champions, posible once para la Supercopa de Europa

Marco Asensio celebra su gol contra la Juventus en la segunda parte del amistoso en California.MARCIO JOSE SANCHEZAP

El Real Madrid cerró la gira por Estados Unidos ganando por 2-0 a la Juventus en el Rose Bowl de California, aquel inmenso estadio donde más de 90.000 personas vieron llorar a Roberto Baggio en la final del Mundial de 1994. Casi las mismas vieron este partido que Carlo Ancelotti usó como ensayo general para la Supercopa de Europa, que espera en 10 días contra el Eintracht Frankfurt. Benzema de penalti en la primera parte y Asensio en la segunda pusieron los goles en una noche plácida para los blancos, listos para la primera final del curso.

Ancelotti ya había dicho que respetaría el equipo que ganó la 14ª hace solo dos meses. Lo había telegrafiado con tal aplomo que sorprendió verlo así sobre el césped. El mismo once de París, sin cambiar una sola coma. Con Alaba y Militao como pareja de centrales. Con Mendy en la izquierda. Con Valverde reforzando el centro del campo. Con Benzema y Vinícius como sociedad ilimitada en ataque. Ya lo dijo el de Reggiolo: la Supercopa es el broche de la pasada campaña y merecen jugarla quienes tomaron París.

Casi con demasiado ímpetu empezaron los blancos, que a los nueve segundos ya habían marcado en una jugada ensayada de saque de centro. Un balón larguísimo de Kroos que cogió desprevenida a la defensa y a los tres de arriba en fuera de juego. El gol de Karim Benzema no subió, pero sí subrayaba la tónica del curso pasado: lo que se cocina arriba sigue siendo cosa del galo y Vinícius. De ellos saldría veinte minutos más tarde el tanto que sí valdría para abrir el marcador.

En una carrera a la contra del brasileño, Benzema lanzó un desmarque en diagonal para llevarse a los centrales y dejarle el camino limpio. Cuando Vinícius ya estaba en posición de disparo, Danilo metió la pierna y su compatriota se fue al suelo. Bien podría contarse la asistencia y el gol a Benzema, que ajustó el penalti lo bastante para que Perin no llegara por más que acertara el sitio.

El gol premiaba el dominio del Real Madrid, que controló el partido con mano serena. “A Casemiro, Kroos y Modric los llamo el Triángulo de las Bermudas porque el balón desaparece ahí”, bromeaba Ancelotti después del partido. Solo cedió el mando en el tramo final de la primera parte, una relajación que no pasó a mayores por el buen hacer en defensa y por la poca exigencia de la Juve, menos hecha a estas alturas de verano.

Una hora de examen

El tono fue otro a la vuelta de vestuarios, quizá porque sabían que sólo quedaba un rato más de examen. Si al descanso Ancelotti sólo había metido a Rüdiger por Militao, nada más cumplirse la hora de partido cambió de golpe a los otros nueve jugadores de campo. Paso al ‘rock and roll’, como llamó a esa pujante segunda unidad que se mueve al ritmo de Camavinga y Tchouaméni.

Minutos de más vértigo, de algo más de velocidad, y que sirvieron para confirmar que, si no llega un refuerzo en estas cuatro semanas, el ‘nueve’ suplente de Ancelotti es ‘falso’ y se llama Hazard. El belga, goleador de penalti ante el América, fue protagonista en el segundo tanto del Real Madrid. Fue él quien inició la pared con Asensio en la frontal y quien abrió a la izquierda para la subida de Vallejo, que centró raso a boca de gol para que el mallorquín la empujara.

Una combinación rápida que desarmó la defensa italiana y puso el lazo al partido. El Real Madrid aprobó con solvencia el ensayo general y ya mira al próximo examen. El primero de la temporada o el último del curso pasado si se le pregunta a Ancelotti, que parece apostar de entrada por los once que ganaron la 14ª.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Reply

Your email address will not be published.