“El Barça jugaba con 12 y acabó con 10”

1 LIQUIDACIÓN METEÓRICA. 

Dos onces con muchos centrocampistas pero, aparentemente. Xavi situó a Pedri de extremo izquierdo y a Gavi por dentro acompañando a De Jong y Busquets. El 1-4-3-3 indigestó al Athletic porque Dembélé pudo con Yuri, Sergi Roberto con Berenguer y Frenkie de Jong volvió a dar un recital en un Camp Nou entregado al fútbol veloz de los azulgranas.

Diez minutos duró el conjunto de Ernesto Valverde viendo cómo no podían presionar alto, elaborar bien ni crear problemas a Ter Stegen. Nada más entrar en concurso Lewandowski, el 1-0 gracias a un buen centro y el oportuno remate de cabeza de Dembélé. Sí, de ¡Ousmane Dembélé!

El balón rodaba rápido entre botas blaugranas y para los mediocampistas y defensas rojiblancos el desgaste físico era apreciable. Cuando Sergi Roberto arrancó desde su propio campo y Dembélé le puso la pelota en el área, Unai Simón encajó el 2-0 por culpa del ligero desvío de Iñigo Martínez.

Los leones estaban ‘enjaulados’ y muy tocados psicológicamente pese a quedar casi 70’ minutos de partido.

2 OTRA MANIOBRA DE CRACK MUNDIAL. 

El tercer gol llegó en el 21’ ya con el mediocentro de batalla Dani García sobre el césped por lesión del constructor Ander Herrera. También se lesionó Gavi, entró Kessié, pero lo que viene ahora fue el mejor control del partido (al margen de otro que hizo Xavi en área técnica…): eslalon de Ousmane, diagonal hacia dentro y pase raso dirección Lewandowski; parecía que iba a rematar pero otra vez engañó a los centrales (Yeray e Iñigo) y con el control de exterior quedó delante de Unai Simón para facturar el 3-0 con la zurda. Brutal giro corporal.

El Barça se divertía, el Athletic sufría como nunca lo ha hecho hasta ahora en el campeonato ligero. Sin posibilidad de llegar al área blaugrana, el partido lo llevaban los azulgrana por donde quería. La posición de Pedri facilitaba el gran juego interno del equipo de Xavi.

3 EL BARÇA JUGABA CON DOCE Y ACABÓ CON 10. 

No exagero si escribo que ayer el F.C.Barcelona también hizo un buen segundo tiempo. Con más posesión de control que en el primer acto pero siempre manteniendo el nivel de agresividad cuando tocaba recuperar el balón. Competir con carácter como hizo frente al Villarreal y faltó ante el Inter y el Madrid en el Bernabéu.

Y como el Athletic no pudo volver al partido (ni con Sancet ni más tarde con Raúl García, entre otros) Xavi ordenó realizar cambios temprano. Eso otorgó más minutos para Ansu Fati y Ferran pero sobre el campo había un futbolista que brillaba sin parar: el resucitado Frenkie De Jong. Hubo instantes que teníamos que contar cuántos jugadores tenía el Barça porque parecía que jugaba con uno más. Exhibición de principio a fin.

Y claro, cada pelota que cogía, regalaba. A Fati, a Dembélé a Balde, a todos. Y llegó el cuarto: Ousmane ve un desmarque veloz de Ferran, corriendo entre los centrales, y el pase acaba en gol gracias al remate seco, raso y por abajo de la salida de Unai Simón. El Athletic estaba en la lona.

Pero el fútbol es impredecible; se lesionó Sergi Roberto y Ter Stegen puso su portería en peligro presionado por Raúl García. Falló Unai Vencedor y salvó al meta blaugrana Busquets despejando el remate de Sancet. Este Barça es más agresivo y más veloz con el espectacular De Jong. Buena respuesta después de la semana blanda

Lee también

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *