El balance de la primera jornada dominical en la temporada 2022

¿Cuáles son los equipos que han sorprendido y decepcionado después de su presentación en la campaña?

Amigos de ESPN como cada inicio de temporada de la NFL, siempre es complicado tomarles el pulso a los equipos. Es decir, hacer pronósticos de equipos o partidos tan solo con haberles visto unas pocas jugadas en la pretemporada.

Para el arranque de la presente campaña, la tendencia no cambia.

Pero hay dos formas de ver este proceso; los quipos que decepcionaron en esta primera semana y aquellos que sorprendieron.

De los que han decepcionado en esta primera semana, podríamos empezar con:

La nueva era en la posición de quarterback inició con Trey Lance detrás del centro.

Kyle Shanahan apostó por darle “un giro” a la ofensiva y decidió por hacer a un lado a Jimmy Garopolo y darle las llaves de la ofensiva a un muy joven jugador que, a pesar de sus evidentes facultades atléticas, es una interrogante como conductor del ataque de los Niners.

Lance terminó el juego ante Chicago con menos del 50 por ciento de efectividad en pases completos y 164 yardas totales. Cero pases de touchdown y una intercepción.

Además, el mariscal de campo de San Francisco logró 64 yardas acarreando el balón. Fue el mejor corredor de su equipo.

Habrá que darle el beneficio de la duda a Shanahan, que apostó por dinamizar la ofensiva con un jugador “todo terreno”, pero que hoy parece no estar listo para empresas grandes.

Dice un refrán “con el campeón hasta que pierda” y el campeón de la Conferencia Americana ya perdió.

Los Bengals hicieron su presentación en la actual campaña ante su público y terminaron ofreciendo una mediocre exhibición.

Cincinnati tuvo todo para ganar, pero se empeñó en perder. Lo consiguió de hecho.

Habría que empezar por las cuatro intercepciones que sufrió Joe Burrow, la máxima cantidad en su carrera.

Luego Evan McPherson tuvo dos intentos de patada, punto extra y gol de campo, respectivamente, que no pudo conectar. Así no se puede.

A este equipo parecía que solo le faltaba un buen quarterback, para poder regresar a la postemporada. Claro, un empate como el que obtuvo ayer no define su temporada, pero enfrentar a un candidato a ser el peor equipo como lo es Houston y terminar padeciendo para rescatar el empate, no es digno de una plantilla como la de Indianapolis.

Ni Matt Ryan como nuevo conductor de la ofensiva, ni las más de 160 yardas del mejor corredor de la liga como es Jonathan Taylor significaron mucho en este encuentro.

Campeones divisionales en el Sur de la Americana durante los últimos tres años, los Titans hicieron su presentación de la nueva temporada en casa ante una escuadra muy limitada, con un nuevo entrenador en jefe y con un quarterback proclive a entregar balones como lo es Daniel Jones.

Los Titans no fueron capaces ni a la ofensiva ni a la defensiva de hacer una diferencia. Vamos ni su corredor estelar Derrick Henry logro más de 90 yardas.

De hecho, el corredor que más aportó en el partido, juega con los Giants.

Las sorpresas

Terminó la era de Matt Naggy al frente del equipo y como por arte de magia parece “salir el sol” en Chicago.

Justin Fields, su quarterback no es ni con mucho un jugador de élite pero ayer hizo apenas lo suficiente para aportar al volumen del juego ofensivo.

Un total de 37 jugadas por tierra y apenas 17 intentos de pase para Chicago fueron suficientes en la victoria ante San Francisco.

Muy temprano para “echar las campanas al vuelo” sobre todo porque San Francisco tampoco ofreció mucho.

Otro equipo de la misma División Norte de la Nacional, los Lions fueron un muy digno rival de Philadelphia y pese a la derrota ofrecieron una muy buena exhibición anotando 35 puntos y cayendo por apenas tres de diferencia.

Jared Goff no es ninguna lumbrera, pero parece sentirse muy cómodo con un buen backfield y receptores confiables.

Detroit dará buenos sustos a equipos grandes este año.

Los Falcons tuvieron en “un puño” a los New Orleans Saints y no pudieron redondear una victoria que les habría venido muy bien sobre todo por tratarse de un rival de división.

Un punto fue la diferencia y Marcus Mariota movió bien a la ofensiva de Atlanta.

Atlanta podría terminar en el último lugar de su división, pero este domingo al menos fue combativo.

Decíamos de Tennessee y su incapacidad de superar a los Giants. Pero hay que darles un poco de crédito a los “G-Men”

Primero pudieron parar a Derrick Henry y luego del otro lado del balón dieron por tierra una formidable exhibición con Saquon Barkley, quién terminó con más de 160 yardas y un touchdown. Ojalá se mantenga sano.

Crédito también a su nuevo entrenador en jefe, Brian Daboll, quien en los últimos segundos después de anotar un touchdown, decidió ir por la conversión y ganar el partido en lugar de asegurar el empate ante los Titans. Justo Barkley logró esos dos puntos.

Claro, hoy Daboll es un “genio”, pero de no haber conseguido esas dos unidades habría sido un villano.

De cualquier manera, se agradece el atrevimiento

No es que Washington haya vencido a un gran equipo. Jacksonville no lo es, pero ¡hombre!, se vieron bien de la mano de su nuevo quarterback Carson Wentz, quien a pesar de sufrir dos intercepciones logró cuatro pases de touchdown .

Al igual que otros equipos que dejaron buenas sensaciones, habrá que darles tiempo para confirmar que pueden ser competitivos fueron solo flor de un día.

Leave a Reply

Your email address will not be published.