Conmoción en la NFL – AS.com

Hace apenas tres semanas, los aficionados de la NFL tuvieron el corazón en un puño durante más de 10 minutos. Tua Tagovailoa, quarterback titular de los Miami Dolphins y estrella emergente de la liga, era placado y arrojado al suelo con violencia por Josh Tupou, defensa de los Cincinnati Bengals, durante el partido que enfrentaba a ambas franquicias en pleno ‘prime-time’ norteamericano. El hawaiano se quedó en el suelo, inmóvil y con los dedos de las manos agarrotados, haciendo así saltar todas las alarmas ante una posible grave lesión. Tras abandonar el campo en ambulancia y saber que Tua se recuperaría de aquella conmoción cerebral, un profundo debate sobre la manera de gestionar estas lesiones se abrió en Estados Unidos, desembocando en importantes cambios para la NFL.

La conmoción (o concussion, como se conoce en el país estadounidense) de Tagovailoa no fue una cualquiera, pues este es un daño que se ve cada semana en los campos de fútbol americano. Para entender la dimensión del ‘caso Tua’ hay que remontarse una semana atrás, cuando los Dolphins se enfrentaban en casa ante los Buffalo Bills. Durante la primera parte, el quarterback del equipo de Miami se golpeó la cabeza contra el suelo, quedando claramente aturdido. En su intento de levantarse, Tua tropezó y regresó al piso. El jugador de 24 años tuvo que abandonar el partido para ser evaluado por los doctores, tal y como establecía el protocolo de la NFL ante posibles conmociones. Un médico del equipo y un asesor en neurotraumatología no afiliado a la liga examinaron a Tagovailoa, quien fue sometido a una revisión del incidente y a un examen neurológico que incluye controles de la columna cervical y evaluaciones del habla, movimientos oculares y marcha. Así lo establecía el protocolo. Si el jugador presentaba una conmoción, quedaría fuera del partido y se mantendría durante unos días alejado de la práctica deportiva. Si no se tenía evidencias de una lesión cerebral, podría regresar al encuentro. La última palabra la tenían los especialistas.

Para sorpresa de muchos, Tagovailoa recibió luz verde para volver al partido, el cual terminó con victoria de los suyos. Sin embargo, en Estados Unidos se desató una profunda crítica hacia los Dolphins y su entrenador, Mike McDaniel, a quienes acusaban de haber cometido una negligencia, pues las imágenes mostradas de Tua evidenciaban que había sufrido una lesión cerebral. “Si hubiese tenido una lesión en la cabeza, lo habríamos notificado”, dijo McDaniel para desmentir las acusaciones y reiterar que su quarterback no había sufrido ningún daño serio. La Asociación de Jugadores de la NFL (NFLPA) se sumó al debate, y anunció que abría una investigación para esclarecer lo sucedido.

Ampliar

AS Gráficos

Los Dolphins decidieron seguir hacia delante, y cuatro días después viajaron a Cincinnati, donde arrancaron con Tua de titular. El segundo golpe en la cabeza del hawaiano en menos de una semana multiplicó la dimensión del asunto, y las duras imágenes del quarterback tendido en el suelo evidenciaron la necesidad de investigar a fondo qué había fallado. “Hubo un punto en el que estuve inconsciente. Recuerdo toda la noche hasta el punto en el que me placaron, después de eso no recuerdo mucho. No me acuerdo del momento en el que me sacaron del campo”, explicó Tagovailoa esta semana en su primera comparecencia tras la lesión. Días después de este susto, la NFL despidió al neurotraumatólogo que permitió el regreso de Tua frente a los Bills, aunque Jeff Miller, vicepresidente ejecutivo de la liga, aseguró que se siguieron correctamente los pasos establecidos.

Sin ni siquiera haber concluido la investigación en torno a este caso, en el que todo apunta a que se cometieron un buen número de imprudencias, la NFL y la NFLPA anunciaron de manera conjunta esa misma semana que el protocolo ante posibles conmociones cerebrales cambiaba de inmediato. En esta nueva regulación se incorporó el término de “ataxia”, que es una anomalía en el equilibrio o estabilidad, coordinación motora o habla disfuncional causada por un problema neurológico. Hasta este cambio, un jugador con “inestabilidad motora gruesa” (dificultad para levantarse o caminar, por ejemplo) podía volver al campo si los médicos consideraban que se trataba de motivos ortopédicos. Con el nuevo protocolo, todo futbolista que muestre esta inestabilidad (como sucedió con Tagovailoa frente a Buffalo), será sacado del partido de forma definitiva, pues se asumirá que sufre una lesión neurológica.

El ‘caso Tua’ ha demostrado la creciente preocupación que hay en el mundo del fútbol americano hacia las lesiones cerebrales y las consecuencias que tendrán para los jugadores a largo plazo. Hasta 2016, la NFL no admitió los graves daños cerebrales que puede causar la continua práctica de este deporte, en el que sus protagonistas reciben constantes golpes en la cabeza. Diversos estudios demostraron esta relación, y la CTE (encefalopatía traumática crónica) dejó de ser tabú. Esta enfermedad cerebral degenerativa, la cual puede aparecer tras repetidos golpes en la cabeza y provoca graves trastornos cognitivos y en el comportamiento, es frecuente entre exjugadores de fútbol americano, y explica el alto número de muertes prematuras y tristes desenlaces que sufren sus protagonistas. El doctor Bennet Omalu, conocido por descubrir la CTE y su relación con la NFL (su historia inspiró la película ‘La verdad duele’), se pronunció estos días sobre lo vivido con Tagovailoa, y fue muy contundente al respecto. “Si quieres tu vida, si amas a tu familia, amas a tus hijos, es hora de alejarte del fútbol valientemente. Deja de jugar. Detente. Cuelga el casco y aléjate. Veinte mil millones de dólares no valen más que tu cerebro”, sugirió el médico.

Tua Tagovailoa es atendido tras sufrir una conmoción frente a los Bengals.

Ampliar

Tua Tagovailoa es atendido tras sufrir una conmoción frente a los Bengals.Miami HeraldGetty

Lejos de decir adiós al fútbol americano, todo está preparado para el regreso de Tagovailoa tras haberse perdido dos partidos. Hoy (02:20 de la madrugada, Movistar+ Deportes), los Miami Dolphins reciben a los Pittsburgh Steelers, y todos los focos apuntarán al quarterback hawaiano, quien ha sido declarado apto para jugar tras abandonar el protocolo de conmociones. Durante estas dos semanas en las que ha estado apartado para recuperarse de la lesión, Tua ha estado involucrado en la investigación, aunque no han sido semanas fáciles para él. “Ha sido un proceso, seguro. Tener que lidiar con entrevistas de la NFL y la NFLPA, después tener que ir a ver doctores de fuera para tener una segunda opinión. Diría que ha sido demasiado estresante, pero todo es en beneficio del jugador”, explicó en rueda de prensa un Tagovailoa que, tras varias semanas con su cerebro como protagonista, ahora solo quiere volver a poner la mente en el fútbol americano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *