¿Cómo luce el panorama de la AFC Norte previo al inicio de la temporada regular?

Echamos un vistazo a lo que nos depara el Norte de la Conferencia Americana con la llegada de una nueva campaña regular

No le crean a nadie que diga que, hace 12 meses, veía a los Bengals metiéndose al Super Bowl LVI; seguramente les está tomando el pelo. De esa magnitud fue la sorpresiva campaña, y postemporada de Cincinnati, una que culminó con una derrota por 23-20 ante los Rams en el SoFi Stadium en febrero pasado.

Pero, si la campaña de los Bengals del 2021 supuso un logro que la franquicia no había conseguido en tres décadas, lo que viene será más complicado. Nunca en la historia del club, los Bengals han ganado partidos de postemporada en años consecutivos.

Quizás, nunca han tenido una mejor oportunidad que la que se les presentará en el 2022. Los Steelers viven una franca reconstrucción que empieza en la posición más importante del campo, la de quarterback, y los Browns –que han demostrado ser un desastre a nivel organizacional, de nueva cuenta– estarán dos terceras partes de la campaña sin el pasador por el que entregaron una fortuna, literalmente hablando, en términos de dinero y compensación de draft.

Finalmente, están los Ravens quienes vienen de una de las temporadas más insólitas en la memoria reciente en términos de lesiones.

Parece que han quedado atrás los días en que Pittsburgh y Baltimore se disputaban bilateralmente la hegemonía de la división, con Cleveland y Cincinnati relegados a un papel de espectadores. No obstante, es más fácil llegar que mantenerse, y los Bengals lo saben muy bien, por experiencia propia.

Marca en el 2021: 8-9 | Última aparición en playoffs: 2020

Panorama para el 2022: La Semana 12 de la temporada pasada parece un recuerdo tan lejano como difuso. En aquel momento, los Ravens estaban con marca de 8-3, y en primer lugar en solitario en toda la Conferencia Americana. Claro, la multitud de lesiones ya empezaba a cobrar factura, pero de alguna manera, los Ravens seguían ganando. Todo se acabó, al poco tiempo.

Baltimore no volvió a ganar en la campaña, y las seis derrotas finales no solo dejaron a los Ravens fuera de la postemporada, sino en último lugar del sector.

Para este año, no hay otra palabra clave más importante para los Ravens que ‘salud’. Con plantilla completa, hay pocos equipos que pueden competir con Baltimore en términos de calidad. Sin embargo, fueron tantas las lesiones severas a tantos jugadores clave, que la expectativa de que varios de ellos necesiten más de un año para recobrar totalmente su nivel previo no es descabellada.

Marca en el 2021: 10-7 | Última aparición en playoffs: 2021

Panorama para el 2022: Si algo tienen los Bengals a favor, a punto de arrancar la campaña regular, es una confianza en sí mismos que nadie más en la división puede compartir, y que no se había respirado en Cincinnati desde finales de los 1980s.

Este equipo tiene estelares legítimos en algunas posiciones clave, como quarterback, receptor abierto, corredor, ala defensiva y safety. En otras, hay jugadores sólidos y cumplidores cuyo nivel se vio elevado notoriamente en la recta final de la campaña pasada, y playoffs. Finalmente, hay algunos eslabones débiles, a cuyas deficiencias se supo sobreponer este club, comenzando por la línea ofensiva.

Todo eso contribuye a una atmósfera de optimismo en Cincinnati, y no hay nada más peligroso que jugar contra un equipo que se prepara con la confianza de que lo puede todo. Después, los Bengals tendrán que cuidarse de no excederse en esa confianza, porque entonces su mandato en la AFC Norte volverá a ser breve.

Marca en el 2021: 8-9 | Última aparición en playoffs: 2020

Panorama para el 2022: Una directiva desesperada toma decisiones desesperadas, y ofrecerle 230 millones de dólares completamente garantizados a un quarterback que enfrentaba 25 demandas civiles por acoso y agresión sexual, justo después de no jugar una temporada completa, es la definición de decisión desesperada.

Ahora, sabemos que la suspensión a Deshaun Watson quedó en apenas 11 partidos –algunos esperábamos, como mínimo, una campaña completa–, por lo que es totalmente plausible que, una vez que regrese a la actividad, Cleveland ya esté prácticamente eliminado de la contienda por los playoffs. Luego, está la otra cuestión de ver en qué estado se presenta, después de más de temporada y media marginado de la acción.

Hace un año, contemplábamos a la plantilla de los Browns como una de las más completas en la liga. Hoy, no están más Jarvis Landry, Odell Beckham Jr., Austin Hooper, ni JC Tretter, por señalar a algunos, y eso sin mencionar que Baker Mayfield es mejor opción a quien sea que vaya a jugar los primeros 11 partidos de la temporada para Cleveland como quarterback. Hay jugadores de élite en esta plantilla, pero las condiciones no son ideales para pensar en un cuadro de postemporada en medio de la tormenta mediática a la que se internaron cuando decidieron deshacerse de Mayfield para contratar a Watson.

Marca en el 2021: 9-7-1 | Última aparición en playoffs: 2021

Panorama para el 2022: Ninguna racha en activo me impresiona más en la NFL que la de Mike Tomlin con 15 temporadas en la liga como head coach, todas en Pittsburgh, sin haber sufrida nunca una campaña perdedora.

El recambio en la posición más importante del juego, después de casi dos décadas de estabilidad aportada por Ben Roethlisberger, podría poner en riesgo esa racha. ¿O no?

Kenny Pickett demostró compostura durante la pretemporada, y es ampliamente esperado que juegue en algún momento de la campaña regular, en relevo de Mitch Trubisky. Para que eso ocurra, Trubisky tendrá que jugar suficientemente mal para provocar ese cambio, y al menos en pretemporada, tampoco fue terrible. Lo cierto es que Pittsburgh parece estar bien respaldado, por ahora, con un plan-A y un plan-B en la sucesión de Roethlisberger, y tendría que suceder una tragedia para llegar al plan-C, Mason Rudolph, quien sin ser nada espectacular, es mejor que la inmensa mayoría de terceros quarterbacks en la NFL. Una defensiva usualmente sólida que presume al Jugador Defensivo del Año, y un corredor cumplidor y confiable para cargar con el juego terrestre tendrán a los competitivos durante la mayor parte de las jornadas.

Los 10 jugadores que darán forma a la temporada regular en la AFC Norte

QB, Cincinnati Bengals

Por ahora, y solamente después de Josh Allen en Buffalo, Joe Burrow parece ser el quarterback consentido de la NFL. No es para menos, después de soportar que castigo al que fue sometido gracias a su inexistente protección durante una campaña pasada en que fue capturado en 70 ocasiones, incluyendo playoffs. De esas, siete ocurrieron en el Super Bowl, y nueve en la Ronda Divisional, números de no creerse. Con un brazo milimétricamente afinado, y una determinación que parece no caberle en el pecho, Burrow es más que solo el líder innegable de la franquicia y uno de los verdaderos jóvenes en ascenso en la posición más importante del deporte. Burrow va camino al súper estrellato.


QB, Baltimore Ravens

Hace no mucho, Jackson se convirtió en apenas el segundo jugador en llevarse de manera unánime el reconocimiento a MVP de la NFL en la historia de la liga, además de liderar a la NFL en pases de touchdown. Eso parece olvidarse fácilmente por sus críticos, que no son pocos. Sin embargo, Jackson sigue siendo una de las armas más peligrosas de la liga cuando está detrás de centro, con una capacidad fascinante para tener a los Ravens en la pelea con jugadas explosivas. Y, ni siquiera hemos comenzado a hablar de lo que puede hacer por tierra.


RB, Cleveland Browns

No es el nombre que recibe más atención cuando se trata de discutir a los mejores corredores de la NFL, pero sin duda, Chubb pertenece al grupo. En cuatro campañas profesionales ha promediado 1,204 yardas y 9.75 touchdowns totales por año, y nunca ha promediado menos de 5.0 yardas por acarreo como profesional. La situación de quarterback de los Browns solamente hará crecer la importancia de Chubb para la ofensiva de Cleveland, principalmente al inicio del año.


RB, Pittsburgh Steelers

Un caso parecido al de Chubb, pero por circunstancias diferentes. Los Steelers tienen trazado un plan de sucesión para su posición de quarterback, y Harris será el vehículo sobre el cual transitará dicho plan, después de haber sumado como novato 1,200 yardas terrestres, 74 recepciones y 10 touchdowns totales. La versatilidad de Harris será el mejor complemento para quien sea que esté lanzando pases en Pittsburgh.


WR, Cincinnati Bengals

Hay quienes no dudan en colocar a Chase entre los mejores cinco receptores abiertos de la NFL, y aunque puede sonar un poco prematuro, después de tan solo un año de producción, están todas las condiciones dadas. Como es la temática que rodea a Cincinnati este año, es más fácil llegar que mantenerse, pero un arranque profesional con 1,455 yardas y 13 touchdowns no es nada despreciable. Una mejor protección para su quarterback podría redituar en todavía mejores números para su segunda campaña.


DE, Cleveland Browns

La mayor cuota de liderazgo en términos de un jugador estelar en Cleveland, durante un periodo acéfalo a la ofensiva sin el quarterback principal, deberá recaer sobre los hombros de Garrett. Ya sabemos de lo que es capaz de hacer sobre el terreno de juego, y sus tres selecciones al Pro Bowl y dos inclusiones al primer equipo All-Pro son prueba de ello. Ahora, necesitará dar un paso al frente como rostro de una franquicia que, no hace mucho tiempo, parecía estar lista para dar el siguiente paso.


LB, Pittsburgh Steelers

El Jugador Defensivo del Año del 2021 seguirá cargando con la mayor parte de la responsabilidad para presionar a los quarterbacks rivales, pero donde realmente los Steelers necesitan dar el paso al frente, incluido el propio Watt, es en la defensiva terrestre, donde fueron la peor unidad de la liga. Nadie va a dudar de la calidad de Watt, pero los Steelers sufren un recambio importante entre sus linebackers internos, y es probable que Pittsburgh necesite pedirle algo más a Watt que solo aterrorizar a los pasadores.


OT, Baltimore Ravens

El liniero ofensivo de los Ravens estaba a punto de consolidarse entre la élite de los tackles izquierdos hace un par de campañas, antes de que lesiones constantes lo limitaran a penas siete juegos entre el 2020 y 2021. Ahora, promete estar listo para la temporada regular, e incluso apunta a la posibilidad de alinear desde la Semana 1, aunque no hay garantías, aún. Los Ravens han reestructurado su contrato para obtener espacio bajo el tope salarial, y esos movimientos usualmente llegan asegurando más dinero garantizado a futuro, por lo que puede deducirse que Baltimore planea tenerlo en plantilla por largo tiempo.


CB, Cleveland Browns

Con nombres como el de Chase, Tee Higgins o Diontae Johnson entre los rivales que hay que enfrentar dos veces al año, es fundamental contar con un esquinero de élite, y eso es lo que creen tener en Cleveland. Al menos, eso se desprende de la extensión de contrato firmada por cinco años y 100.5 millones de dólares para Ward. Junto a Garrett, Ward es otro de los que deberá levantar la voz en el vestidor de los Browns para evitar que la máquina se descarrile antes de que pueda llegar Watson para asumir los controles de la ofensiva.


OT, Cincinnati Bengals

Collins no es el único veterano que sumaron los Bengals a su línea ofensiva en este receso de temporada, pero sí el más importante. ¿Por qué? Porque a diferencia de Alex Cappa y Ted Karras, el tackle derecho Collins se verá involucrado en más situaciones de bloqueos uno a uno para proteger a Burrow, el hombre más importante del club. Collins tuvo un par de problemas extradeportivos en Dallas durante su estancia, pero su nivel de juego realmente no tuvo queja. Eso es fundamental para Cincy.

Otras caras nuevas a seguir

Es imposible no mencionar aquí a Kenny Pickett, con todo y que no se espera que juegue de inmediato para Pittsburgh. De inicio, se ha mostrado como un pasador calmado y bajo control. Si llega a iniciar como novato, y hay una buena probabilidad en ello, los Steelers deberán elegir un momento adecuado que maximice sus posibilidades de tener éxito. El receptor abierto, también novato, George Pickens, tiene herramientas para ser un estelar en esta liga, pero también un temperamento que le ganará muchos enemigos sobre el terreno de juego.

En Baltimore, el safety Kyle Hamilton comandará muchos de los reflectores, pero la llegada del Tyler Linderbaum probará ser más importante para las expectativas de éxito inmediatas de los Ravens. Lamar Jackson maquilla muchas deficiencias en el bloqueo de su línea, pero el status de la unidad del año pasado ya era insostenible. Linderbaum puede cambiar todo eso, anclando desde el centro.

En Cincinnati, la situación del safety veterano Jessie Bates III no termina por resolverse, y el propietario Mike Brown ya ha advertido que el club necesitará recursos para las extensiones de contrato que aguardan a Joe Burrow, Ja’Marr Chase y otros. Quizás, la temporada que viene sea la última de Bates con el equipo, jugando bajo la etiqueta de jugador franquicia. Antes de emigrar, servirá como mentor para Daxton Hill, un versátil profundo que tendrá muchos minutos desde su primera temporada.

El draft de los Browns fue escaso, debido en buena medida a lo que se pagó por Watson, pero David Bell es una buena apuesta para impacto inmediato. En medio de una renovación profunda al arsenal aéreo, Bell puede hacerse un nicho como un receptor de posesión en rutas cortas e intermedias.

¿Qué dicen las casas de apuesta?

La confianza en Cincinnati respecto a sus Bengals es mayor a la que tienen las casas de apuesta respecto a que esta franquicia repita como campeón divisional. Por el momento, son los Ravens los que aparecen como favoritos para llevarse el sector, con líneas de apuestas que oscilan entre +130 y +145 en una uena cantidad de sportsbooks.

Los Bengals vienen segundos, con probabilidades que los tienen entre +160 y +175, no demasiado lejos de los Ravens.

Quizás, la mayor sorpresa sea Cleveland, que se ubica tercero. Sus líneas de apuesta se colocan entre +370 y +450, a pesar de que no tendrán a su quarterback titular por dos terceras partes de la campaña.

Finalmente, los Steelers no parecen inspirar demasiada confianza, con líneas de apuesta que se mueven entre +800 y +1100.

¿Qué opinan los lectores?

Predicciones

No solamente tengo confianza en que unos Ravens sanos y recuperados son el equipo a vencer en el Norte, e incluso me atrevo a decir que Lamar Jackson volverá a estar en el grueso de la conversación por Jugador Más Valioso. Ningún otro club de la NFL depende tanto de su quarterback a todos los niveles.

En Cincinnati, está claro que hay talento capaz de grandes chispazos, pero si somos sinceros, no debieron haber ganado un partido de playoffs en el que admitieron nueve capturas, y una semana más tarde, Joe Burrow lanzó una intercepción por la línea lateral que los Chiefs no quisieron tomar, y que hubiera podido sellar el pasaporte de Kansas City hacia el Super Bowl. El hubiera no existe, y Cincy aprovechó al máximo esos errores delos rivales, pero depender siempre de que se equivoque el de enfrente no siempre es la mejor estrategia. Serán un buen equipo, pero no creo que sean el equipo a vencer en la AFC.

Los Steelers pueden presumir de una consistencia organizacional envidiable, y eso facilitará la transición hacia la vida sin Ben Roethlisberger. Enfrentémoslo: Pittsburgh estaba ganando partidos a pesar de ‘Big Ben‘ y no tanto gracias a ‘Big Ben‘ en el pasado reciente. No, no se trata de despreciar una carrera de Salón de la Fama, pero tenía tiempo que los Steelers no jugaban con un quarterback de primera línea.

Cleveland será un misterio. Por un lado, saltan al campo con un peor quarterback y un peor grupo de receptores abiertos que hace 12 años. Por otro, la adversidad de una tumultuosa temporada baja puede ayudar a sembrar una mentalidad de “nosotros contra el mundo” que reditúe en un juego sólido de conjunto. Hay mucha calidad en múltiples posiciones, pero no estoy seguro de que haya suficiente madurez en la plantilla para ganar semana a semana.

Leave a Reply

Your email address will not be published.