¿Cómo luce el panorama de la AFC Este previo al inicio de la temporada regular?

Echamos un vistazo a lo que nos depara el Este de la Conferencia Americana con la llegada de una nueva campaña regular

La que fue el patio privado de los Patriots por un par de décadas, dejó de serlo definitivamente en el 2021 para convertirse en propiedad de los Bills. Seguro, New England mostró buenas cosas por lapsos, en su segundo año de la era post-Tom Brady, y se quedaron a solo un triunfo de distancia de Buffalo en términos de récord, con boleto a playoffs en la mano, pero la verdadera separación entre los clubes fue mayor a una victoria, está claro.

Este año, Miami debe presentarse como un candidato serio, gracias a incorporaciones veteranas de alto renombre, aunado a una de las mentes ofensivas más codiciadas como nuevo head coach. Aunque de ninguna manera puede descibirse como una reconstrucción sobre lo hecho recientemente por el ex entrenador en jefe Brian Flores, sí habrá que reconocer que habrá cambios en el modo de hacer las cosas para los Dolphins.

Finalmente, a los Jets parece que no les queda otra dirección más que el ascenso, después de varios años volando bajo. Robert Saleh empieza su segundo año al timón, el trabajo está lejos de ser terminado para esta plantilla. Todavía hay huecos importantes por llenar, pero al menos esta versión de los Jets proyecta para incomodar más a sus rivales divisionales que en el pasado reciente.

Marca en el 2021: 11-6 | Última aparición en playoffs: 2021

Panorama para el 2022: Para muchos observadores alrededor de la liga, ha llegado el momento para los Bills. Este cuadro de Buffalo no solamente presume una de las plantillas más completas en la liga, sino también se quedó a meros instantes de su segunda aparición en un Juego de Campeonato de la AFC consecutiva, cayendo por segundos playoffs en fila ante los Chiefs.

No obstante, si miramos atrás, seis derrotas para un equipo que está, supuestamente, listo para ganarlo todo, parecen demasiadas. Seguro, Buffalo superó a Kansas City en la pasada campaña regular, pero esa derrota ante Jacksonville no se puede explicar para un candidato a llevarse el Lombardi. Igualmente, se puede argumentar que este calibre de plantilla no tendría que haber sucumbido ante Pittsburgh o Indianapolis el año pasado.

El dominio divisional no parece estar en duda. Sin embargo, desde el Oeste se espera una competencia feroz durante la postemporada, y la etiqueta de favoritos solamente servirá para aumentar la presión interna en Buffalo. ¿Les servirá de impulso o los terminará por reventar?

Marca en el 2021: 9-8 | Última aparición en playoffs: 2016

Panorama para el 2022: A pesar de estrenar head coach novato en la figura de Mike McDaniel, no puede hablarse propiamente de una reconstrucción para Miami. Lo mismo va para las incorporaciones clave que suponen Tyreek Hill, Terron Armstead, Raheem Mostert o Connor Williams para la ofensiva, o Melvin Ingram para la defensiva.

Sin embargo, si habrá cambios dramáticos. Para empezar, Hill deberá obligar a los Dolphins a estirar el campo verticalmente con mayor frecuencia. Además, el juego terrestre será más creativo bajo el mando de McDaniel, quien brilló en ese departamento como parte de los coaches de San Francisco.

Los Dolphins no parecen estar listos para ganarlo todo, pero está claro que se espera un par de pasos al frente para esta franquicia, después del modo tumultuoso en que acabó la era Brian Flores, luego de varios años de promesas incumplidas.

Marca en el 2021: 10-7 | Última aparición en playoffs: 2021

Panorama para el 2022: La charla que ha dominado el entorno de New England, ha sido con respecto a los problemas que ha sufrido el equipo en la instalación de la nueva ofensiva, comandada en conjunto por Joe Judge y Matt Patricia, en sustitución de Josh McDaniels. De acuerdo a múltiples reportes mediáticos, el nuevo ataque no es una continuación de lo creado por McDaniels previamente, sino una reforma profunda en el sistema, y los jugadores han tenido problemas para adaptarse a ello.

¿Sorpresa? Pues no mucho, si tomamos en cuenta que Patricia es un coach defensivo, y Judge fue progresando en la liga en equipos especiales. La sorpresa tiene que ver con Bill Belichick depositando su confianza en dos asistentes sin antecedentes ofensivos para llevar a cabo una tarea tan masiva y crítica.

Por el momento, New England parece ser la única franquicia de las cuatro en la AFC Este cuya flecha no apunta hacia arriba. Eso no significa que quedan sentenciados al último lugar divisional, ni que quedarán fuera de los playoffs, necesariamente. Pero, sí es probable que los Patriots no inicien tan candentes el mes de septiembre en lo que terminan por aclimatarse al nuevo sistema ofensivo. De cualquier modo, incluso en la era Tom Brady, los Patriots no eran un equipo necesariamente conocido por iniciar sus temporadas el rojo vivo.

Marca en el 2021: 4-13 | Última aparición en playoffs: 2010

Panorama para el 2022: Hay pocas dudas de que los Jets arrancan la temporada con la etiqueta de víctimas en la AFC Este. Un vistazo rápido a la plantilla delata más huecos de plantilla en posiciones clave que el resto de los contrincantes. Sin embargo, no es momento de ondear ninguna bandera blanca.

Un año más de experiencia para Zach Wilson debe ayudarle a corregir algunos de sus errores comunes, incluyendo su falta de reconocimiento cuando una jugada está muerta, y es momento de renunciar a ese down para intentarlo de nuevo al siguiente. Jugadores como los novatos Breece Hall y Garrett Wilson deberán ayudar a brindar una nueva faceta al ataque, a pesar del desafío que supone la inexperiencia. El veterano Duane Brown podría ser una bendición disfrazada como tackle izquierdo, en lugar de George Fant. Y, Laken Tomlinson hará mucho por solidificar el interior de esa línea ofensiva.

Defensivamente, Sauce Gardner y Jermaine Johnson II verán bastantes minutos de juego desde temprano, aunque también hay que admitir que Jordan Whitehead no será ningún Marcus Maye en la última línea.

No, New York no posee una plantilla idónea para pelear la división, todavía, y el Robert Saleh todavía va aprendiendo el oficio de head coach, pero si existe paciencia para él su grupo, el progreso puede ser consistente en el siguiente par de años.

Los 10 jugadores que darán forma a la temporada regular en la AFC Este

QB, Buffalo Bills

No solamente los Bills son los favoritos para los medios como futuros campeones de la NFL, sino que su rostro más visible arrancará la campaña del 2022 como el claro favorito mediático para llevarse el premio a Jugador Más Valioso. No obtuvo ningún voto al término de la temporada pasada, pero culminó segundo en el 2020, detrás de Aaron Rodgers. El optimismo alrededor de Allen es comprensible: acumula 75 pases de anotación y 14 más por tierra en el último par de años, pero también ha lanzado doble dígito de intercepciones en tres de sus cuatro temporadas profesionales, incluyendo las últimas dos. Sí, Allen está allí entre los quarterbacks de élite de la NFL, pero le falta un saltito para conquistar la cima.


QB, Miami Dolphins

Mientras todas las miradas estarán sobre Allen en Buffalo para ver si puede conseguir el nombramiento de Jugador Más Valioso de la temporada, también estarán sobre Tagovailoa para ratificarlo como un acierto o un fracaso de draft para Miami. Después de todo, es el pasador por el que dejaron pasar a Justin Herbert en el sorteo colegial del 2020. Los Dolphins han trabajado incansablemente para rodearle con talento, no siempre con los mejores resultados, pero Tagovailoa no ha hecho demasiado para elevar el nivel de juego de quienes le rodean, tampoco. Estamos, probablemente, ante la última oportunidad de Tagovailoa con los Dolphins.


QB, New England Patriots

Seguro, Jones tuvo momentos destacados al frente de una chata ofensiva de New England como novato, pero no es que Foxborough se llenó de pirotecnia con el producto de Alabama jalando del gatillo. Claro, se reconoce que logró conducir a este equipo a la postemporada desde su primer intento, algo que ninguno de los otros pasadores de esta división consiguió. La renovación de los Patriots no ha acabado, y ahora arrancan una nueva era desde el grupo de coaches ofensivos, con bastantes contratiempos a lo largo de la temporada baja. Parece que el muro de segundo año aguarda a Jones, a menos que pueda prolongar la magia de su primera campaña.


WR, Miami Dolphins

Nadie ha lanzado más elogios a Tagovailoa que Hill. Por una parte, es natural. Necesita construir una buena relación con su quarterback, dentro y fuera del campo, y todo comienza con una sólida relación personal. Habiendo dicho eso, Hill ha caído en el absurdo, en ocasiones, arremetiendo en contra de Andy Reid y Patrick Mahomes con acusaciones inverosímiles, algo que no es menester para destacar las virtudes de Tagovailoa. Los Dolphins invirtieron mucho en el ‘Cheetah‘, apostándolo todo a que será el arma que haga despuntador a su pasador. Sí, Jaylen Waddle sigue en plantilla, pero las defensivas –y los fans–, se enfocarán en Hill.


CB, New York Jets

Una sólida reputación precedió a Gardner previo al draft, y con razón. El producto de Cincinnati no cedió un solo touchdowns en tres temporadas colegiales, antes de ser seleccionado cuarto global por los Jets en el pasado draft de la NFL. La ofensiva de los Jets es un trabajo en proceso, con un aparente largo camino por delante. La defensiva, por su lado, parece estar más cerca de lo que quiere ver el head coach Robert Saleh, y las incorporaciones de los novatos Gardner y Jermaine Johnson, junto con el regreso de Carl Lawson, deben catapultar a la unidad al siguiente nivel. Gardner, con asignaciones futuras frente a Hill y Diggs desde el arranque de su carrera colegial, será puesto a prueba constantemente en la AFC Este.


WR, Buffalo Bills

Nadie ayudó más al dramático salto de calidad de Allen en Buffalo, que la llegada de Diggs. De alguna manera, ese fue el mapa que siguieron, este receso de temporada, los Dolphins, adquiriendo en canje a Hill para Tagovailoa. En sus dos temporadas con los Bills, Diggs acumula 230 recepciones, 2,760 yardas y 18 touchdowns por aire, pero es un nombre que suele pasar a segundo término cuando se discute a los mejores receptores abiertos de la NFL, con todo y dos invitaciones al Pro Bowl y un nombramiento al primer equipo All-Pro en ese lapso. Mientras los contrincantes no resuelvan cómo frenar a Diggs, particularmente en espacios largos, Allen seguirá siendo una pesadilla para coordinadores defensivos.


CB, Buffalo Bills

Con seguridad, los últimos 8 segundos del tiempo reglamentario –y la prórroga– del partido de Ronda Divisional entre los Bills y Chiefs de la pasada temporada siguen atormentando en sueños a los fanáticos de Buffalo. ¿Hubiera hecho diferencia contar con White sobre el terreno de juego? Quizás. Más allá de lo ocurrido en los pasados playoffs, siempre hará diferencia contar o no con el mejor esquinero de la división –con todo respeto para Xavien Howard, de Miami–, y el regreso eventual de White al campo para los Bills, luego de que fue colocado en la lista de imposibilitados para participar por problemas físicos, solidifica todavía más a una defensiva secundaria que ya cuenta con una de las mejores duplas de safeties en el deporte, con Jordan Poyer y Micah Hyde. Como dijimos previamente, los Bills tienen muy pocos huecos en la plantilla, y el regreso de White –tras romperse el ligamento anterior cruzado en el Día de Acción de Gracias del 2021– ayudará eventualmente a tapar el más evidente al momento.


QB, New York Jets

No quepa ninguna duda de que la campaña de novato de Zach Wilson con los Jets fue poco inspirada. Solo ganó tres de los 13 partidos que arrancó como titular, completó un decepcionante 55.6 por ciento de sus pases, y sufrió cinco balones sueltos en conjunto con sus 11 intercepciones lanzadas. Los Jets esperan más en su segunda oportunidad. La silla no está realmente caliente para el producto de BYU, todavía, pero las cosas pueden cambiar rápidamente en la Gran Manzana. Solo hay que voltear a ver a Sam Darnold para darse cuenta de ello.


OT, Miami Dolphins

Una de las mayores justificaciones que se ofrece por el desempeño por debajo de lo esperado de Tagovailoa en dos años como titular, ha sido el nivel de su línea ofensiva. Seguro, hay que admitir que el joven quarterback ha tenido que operar detrás de una de las peores unidades de la liga, pero también vale la pena recalcar que no hay nadie más a quien culpar que a la directiva misma, que ha pagado una fortuna en selecciones de draft en ese grupo. Ahora, la estrategia fue salir a buscar a un veterano probado, y consiguieron uno de los mejores a un precio bastante descontado. No solamente Armstead será un bloqueador confiable para Tagovailoa, pero su presencia debe ayudar a que un reacomodo en las trincheras resulte en una mejoría a lo largo de más de una posición.


DT, New England Patriots

El jugador de segundo año procedente de Alabama se confirmó como uno de los hombres a seguir en New England, después de un campamento de entrenamiento dominante en el que a menudo hizo ver muy mal a quien tuvo enfrente. Barmore solamente inició dos partidos el año pasado, pero ese número no necesariamente cuenta la historia completa. Barmore es un devorador de espacio que juega mejor como parte de una rotación que le ayude a mantenerse fresco. Habiendo dicho eso, el acondicionamiento fue punto de énfasis para el masivo liniero durante el verano, y si logra mantener su eficiencia pese a un aumento de oportunidades defensivos, podríamos estar ante su primer llamado al Pro Bowl.

Otras caras nuevas a seguir

No es que la posición de corredor haya sido, necesariamente, un punto extremadamente débil en la plantilla de Buffalo, pero los Bills han usado a Josh Allen para solventar algunas de sus limitaciones en la posición de corredor en el pasado reciente. Eso puede cambiar ahora con la incorporación de James Cook, hermano menor de Dalvin Cook, procedente de Georgia.

En New York, ya mencionamos el aporte que se espera de Breece Hall y Garrett Wilson a la ofensiva, y de Sauce Gardner y Jermaine Johnson a la defensiva. Si dos de esos cuatro nombres logra campañas estelares como novatos, los Jets se elevarán considerablemente respecto a años anteriores.

La selección de Cole Strange por parte de New England causó algo de extrañeza para los expertos de draft, haciendo recordar a aquel 2005 cuando eligieron en la primera ronda a Logan Mankins en la misma posición de guardia. Los Patriots han dejado mucho qué desear desde entonces en términos de selección de talento, particularmente con turnos altos, lo que eleva anormalmente la presión sobre Strange para que se establezca de inmediato.

Finalmente, para Miami fue un draft de profundidad, y no de necesidad. El mayor impacto de jugadores como Channing Tindall podría llegar en equipos especiales, al arranque de la temporada.

¿Qué dicen las casas de apuesta?

Nadie posee mejores líneas de apuestas para ganar la AFC Este que Buffalo, con un buen número de casinos colocándolos entre -215 y -240, considerablemente por arriba que sus contrincantes. No obstante, en Tipico Sportsbook, en están en +300 para ser eliminados en la Ronda de Comodines, +330 para ser eliminados en la Ronda Divisional, y +350 para ser eliminados en el Juego de Campeonato. Según esta misma casa de apuestas, están en un muy respetable +600 para ganarlo todo.

El equipo con las segundas mejores líneas es Miami, ubicado entre +475 y +400 en diferentes lugares. Bien pegaditos aparecen los Patriots, que se manejan entre líneas de apuesta de +500 a +450, y finalmente están los Jets, a cierta distancia del resto, con líneas que oscilan desde +2800 a +2000.

¿Qué opinan los lectores?

Predicciones

Será una sorpresa absoluta si Buffalo no conquista su tercer título divisional consecutivo. No solamente poseen los Bills a uno de los mejores quarterbacks en el juego, en Josh Allen –algo que el resto de los equipos simplemente no tienen–, sino que Allen comanda una plantilla de pocos huecos y con bastante experiencia reciente de postemporada.

El segundo lugar será para los Dolphins, si Mike McDaniel encuentra el modo de lograr que Tua Tagovailoa exprima el máximo rendimiento a Tyreek Hill, Raheem Mostert y compañía. La mesa está puesta, pero armar una ofensiva sobre el papel es una cosa, y después conseguir que los jugadores ejecuten es otra muy diferente, particularmente para un head coach novato. Como mínimo, Miami debe ser mucho más divertido de seguir con la posesión del balón que en el último par de años, y eso es ganancia.

Por momentos, parece que New England atraviesa un plan de reconstrucción a largo plazo, y que el producto final no lo veremos en el 2022, a pesar de la enorme inversión que hizo el equipo en el receso de temporada del 2021, con resultados mixtos. No existe presión sobre el head coach para ganar de inmediato en este equipo, pero la afición de los Patriots no está acostumbrada a no ser protagonista.

Una regresión para los Jets parece improbable, sobre todo, si se compara lo realizado por el club en el receso de temporada en comparación con algunos otros de los equipos a los que se les vaticina una campaña complicada seguida de una selección en lo más alto del orden para el próximo draft. Eso sí, unas palabras de advertencia: los Jets han sido maestros a la hora de sorprendernos negativamente en el pasado reciente, y nada se puede descartar con este club.

Leave a Reply

Your email address will not be published.