así vigilan las apuestas deportivas los torneos modestos de tenis

El tenis es uno de los deportes que, para su desgracia, más se ha relacionado con el mundo de las apuestas deportivas desde el nacimiento de estas. Amaños, tramas de crimen organizadas, auténticas mafias detrás de los partidos, e incluso jugadores implicados en el amaño de encuentros han ido salpicando a este deporte. 

La imagen del tenis ha quedado, por lo tanto, en muchas ocasiones muy deteriorada, en entredicho por este tipo de situaciones. La del deporte de las raquetas en general y la de los torneos menores en particular, que seguramente sean las principales víctimas de todo este tipo de artimañas en las que unos pocos buscan el beneficio económico mediante las trampas. 

La ATP tiene varios rangos de competiciones, como si de divisiones se tratara, y en ellos tanto los puntos como los premios que se reparten van en consonancia a la categoría del torneo. Los Grand Slam son los mejores eventos del circuito, y les siguen en el escalafón los torneos ATP. Allí se concentran siempre los mejores tenistas del mundo, los que mejor ránking tienen y, obviamente, los que más expectación mediática arrastran. 

Pero un escalón por debajo se encuentran otras competiciones, quizás más desconocidas para el público en general, donde los tramposos ven un caldo de cultivo perfecto para sacar tajada. Se trata de los torneos Challenger y los Futures, unas competiciones con unos recursos menores, con jugadores de un ránking más bajo o con jóvenes que incluso dan sus primeros pasos en el tenis de manera profesional. Ahí es donde todo lo turbio que puede envolver a las apuestas deportivas se abre camino más fácilmente, aunque tanto los propios torneos como la ATP ponen herramientas para evitarlo.

La pelea de los Challenger

EL ESPAÑOL ha podido hablar con los organizadores de tres de los grandes torneos de categoría Challenger que se disputan en España para conocer de primera mano cómo son los mecanismos que ponen en marcha para luchar contra el fraude. La Copa Sevilla Challenger, el AnyTech365 Andalucía Open y el Challenger Costa Cálida Región de Murcia son eventos que han vivido en sus propias carnes este tipo de artimañas y que ya tienen experiencia peleando contra quienes acuden a sus gradas para sacar provecho de sus torneos.

Los organizadores coinciden en señalar que el de las apuestas deportivas se ha convertido, desde hace un tiempo a esta parte, en un gran problema para ellos, aunque no van a parar esta lucha que mantienen por la integridad de sus torneos. La mayoría de ellos se han encontrado, de hecho, con casos en sus últimas ediciones y han tenido que tomar cartas en el asunto.

La ATP es consciente del riesgo que las apuestas deportivas suponen para este tipo de torneos y también está comprometida en la lucha. Desde hace unos años, es el propio organismo internacional el que se encarga de mandar a cada una de estas competiciones un responsable que vigila estrechamente que no se produzcan hechos anómalos. 

Esta figura es la que otea el horizonte en las gradas y se encarga de vigilar a aquellas personas que mantienen una actitud sospechosa. Aficionados que acuden solos a las pistas, que siempre tienen el teléfono móvil en la mano o que incluso son habituales en varios de estos torneos, siempre levantan suspicacias y llaman la atención de estos empleados de la ATP. Esta persona siempre trabaja en coordinación con la dirección de los propios torneos y velan en común por el bien de las competiciones.

El todo vale

La aparición de las apuestas deportivas ha provocado que se produzcan varias situaciones a distintas escalas. Hay desde mafias que organizan junto a los jugadores el desarrollo de ciertos puntos, hasta enviados o apostadores particulares que aprovechan el pequeño retardo de las casas de apuestas online para anticiparse a las jugadas.

“Nosotros nos ponemos en manos de la ATP, y si quien viene decide que hay que echar a alguien, se le echa sin problemas. Nosotros nos fiamos de su criterio”, apunta Santiago Pérez, el director de la Copa Sevilla que organiza el Real Club de Tenis Betis. De hecho, en la última edición de este torneo se produjo un caso relacionado y tuvieron que ponerle remedio: “Me advirtieron de que en un partido estaba habiendo un movimiento inusual de dinero en las casas de apuestas, así que avisamos al responsable de la ATP para que pusiera orden”. 

[“Yo soy ludópata”: así es el infierno de un adicto a las apuestas con solo 22 años]

Eso sí, Santiago asume con resignación la realidad: “Es algo difícil y muy complicado, no tiene solución”, confiesa. No obstante, este torneo se mantiene firme y de la mano con el organismo internacional del tenis para salvaguardar la integridad de la competición.

En Marbella, en el AnyTech 365 Andalucía Open también saben muy bien de lo que hablan, como apunta su director de Comunicación, Manuel Moreno: “Es verdad que a nivel Challenger se da menos y que en Futures se ve más, pero la ATP manda gente para supervisar este tema. Hay un gran control, se encargan ellos mismos de supervisarlo y tienen además a la gente ‘fichada'”.

En el Challenger Costa Cálida Región de Murcia también hablan con conocimiento de causa de la mano de Antonio Saura, el presidente del Real Murcia Club de Tenis 1919: “Nosotros, al margen de seguir las instrucciones de la ATP, ponemos para la semana del torneo seguridad que contratamos, además de nuestros empleados. Están al tanto y han tenido situaciones curiosas, pero es verdad que hay mucha afluencia de esto y que ha ido a más”, relata Saura. 

[Escándalo en el tenis mundial: un entrenador neerlandés es sancionado 12 años por amaños]

Las artimañas para sacar provecho por parte de los apostadores llegan a lo más inesperado, como confiensa el propio Antonio Saura: “Llegaron a subirse a unos edificios cercanos al club, que son altos, hasta la azotea, y veían los partidos desde allí hasta que tuvimos que llamar a la policía”, recuerda. 

Aunque no le hace falta echar la vista tan atrás porque este mismo año ha vivido otro episodio de lo más surrealista: “Se presentaron unos chavales en el club diciendo que eran mis hijos. Yo no tengo hijos, solo tengo hijas, así que los porteros les dijeron que no podían entrar. Utilizan cualquier artimaña”, relata. 

Parte fundamental del tenis

Para estos torneos, tener que luchar contra las apuestas deportivas supone un obstáculo grande en la dura carrera que supone salir adelante cada año. Todos ellos son eventos que forman parte de un calendario importante para muchos jugadores, que sirven de trampolín para algunos y que les permiten comenzar a coger experiencia profesional a los más jóvenes.

Un ejemplo claro es Carlos Alcaraz. El flamante número 1 actual del tenis comenzó a dar sus primeros pasos en este tipo de torneos Challenger y, de hecho, consiguió su primer punto ATP en el Costa Cálida Región de Murcia. “Podemos presumir de que Carlos Alcaraz consiguió aquí su primer punto ATP, porque con 14 años le dimos una Wild Card y llegó hasta tercera ronda. Fue un 14 de febrero de 2017 cuando ganó a Federico Gaio“, recuerda Antonio Saura con orgullo. 

En el AnyTech 365 Andalucía Open, por su parte, este año han tenido un cartel de auténtico lujo: “Hemos tenido a Dominic Thiem y a Wawrinka, que nos han dado una visibilidad internacional importante”, afirma Manuel Moreno sobre dos grandes jugadores del circuito. Sin embargo, reconoce que cuando no hay tenistas de tanto nivel, todo es un poco más complicado: “En España la cultura tenística está rodeada de jugadores ‘top’, y aquellos que no lo son tanto, cuesta un poco más seguirlos”. 

No obstante, Moreno destaca la gran calidad de los jugadores que año tras año pasan por sus pistas: “Intentamos año tras año que la gente se anime a disfrutar del tenis porque el nivel no dista mucho de un torneo ATP”.

En la Copa Sevilla también están contentos con el nivel de participación que suelen tener: “Nuestro Challenger 90 es uno de los que más Top100 del ránking tiene. Hay jugadores como nacionales como Carballés, Andújar, Zapata… que además les viene muy bien porque es un ahorro de costes. Los jugadores le tienen mucho cariño a la Copa Sevilla y hemos tenido más de 20 nacionalidades distintas este año”, dice Santiago Pérez.

Un buen seguimiento

Por suerte, la pandemia no se ha llevado por delante a ninguno de estos torneos. Ya sea por aportaciones privadas, públicas, o por el apoyo de los socios del club de tenis que los organiza, han podido salir adelante y de una manera bastante aseada. Ahora, varios de ellos se enfrentan a una reconfiguración porque la ATP ha decidido cambiar la categoría de los torneos Challenger y eso conlleva cambios como la bolsa de premios. 


Roberto Carballés inscribe su nombre como ganador de la Copa Sevilla

COPA SEVILLA

Pero a nivel de seguimiento, en las organizaciones de estas competiciones están contentos. Hay torneos con mucha tradición y clubes centenarios, por lo que sus respectivas marcas están más que consolidadas y eso ayuda a atraer a jugadores y también a público a las pistas.

Como es lógico, en los primeros días, al igual que sucede en los torneos ATP, las gradas están más vacías, pero con la llegada de las rondas finales el público responde. “Nosotros tenemos la entrada gratuita porque queríamos que el torneo fuera para nuestros socios y para la afición de Murcia. En la pista central ponemos gradas supletorias y el último año que jugó Alcaraz cuando ya despuntaba fue una locura”, alega Antonio Saura. 

En el AnyTech 365 Andalucía Open reconocen, como es obvio, que en un torneo Challenger cuesta más llenar las gradas, pero también apuntan a los últimos días como la clave: “En las últimas jornadas solemos tener las gradas llenas, o sea que estamos muy contentos. Y este año con Thiem, más aún”, dice Manuel Moreno.

También lo viven de forma similar en la Copa Sevilla: “En las semifinales y en la final estamos llenos, y en los cuartos estaremos a un 75%. Hemos tenido en 2019 a Carlos Alcaraz jugando una primera ronda y la pista estaba medio vacía. A veces no se valora a jugadores que van a ser muy grandes en el futuro”, finaliza Santiago Pérez.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *