Así gestionan Barça y Madrid la salida de…

Con la marcha de Carlos Casemiro al Manchester United, solo cuatro jugadores del once del Real Madrid tricampeón de Europa entre 2016 y 2018 permanecen en el club. A diferencia del FC Barcelona, la ‘Casa Blanca’ ha sabido dar salida a sus leyendas, evitando aceptar contratos que a la larga representen problemas financieros para la institución y sacando el máximo provecho deportivo y económico de sus ‘cracks’.

Después de ganar la Champions en Kiev en junio de 2018 (tercera consecutiva, cuarta en cinco años), Florentino Pérez aceptó vender a Cristiano Ronaldo a la Juventus por 100 millones de euros. El portugués, máximo goleador histórico del equipo con 450 goles, fue de más a menos con la ‘Vecchia Signora’, mientras el Madrid logró rehacerse tras su marcha dando más protagonismo a Karim Benzema, líder indiscutible de los blancos en las últimas tres temporadas.

A partir de allí, sus legendarios jugadores multicampeones de Europa fueron saliendo año tras año, incluido su capitán Sergio Ramos. El central pedía un contrato por dos temporadas y Florentino se negó, por lo cual acabó marchándose gratis al Paris Siant-Germain, donde apenas ha jugado producto de las lesiones. Otros jugadores como Isco y Marcelo esperaron hasta cumplir sus contratos, pero el club prefirió dejarles ir ante el pobre nivel en los últimos años. 

En cambio, el Barça tomó un camino muy diferente con sus leyendas. De los once jugadores titulares del once que ganó el triplete en 2015, cuatro siguen en el club, pero a un precio muy alto. Destacan los casos de los capitanes, Gerard Piqué y Sergio Busquets, a quienes Josep Bartomeu aceptó renovar en 2018 a cambio de salarios estratosféricos que hoy causan dolores de cabeza a la gestión de Joan Laporta. Los otros dos, Marc-André ter Stegen y Jordi Alba, han dado menos problemas financieros, pero en el caso del lateral su rendimiento en los últimos años ha dejado bastante que desear.

Negocios redondos vs regalos forzosos

En los casos de Keylor Navas, Raphaël Varane y Carlos Casemiro, el Madrid prefirió hacer caja antes de forzar renovaciones costosas. El costarricense se fue al PSG en 2019 a cambio de 15 millones de euros, 5M más de los que los blancos pagaron por él al Levante en 2014. Varane, por su parte, fichó por el Manchester United el año pasado a cambio de 40 ‘kilos’, mientras que Casemiro siguió sus pasos este año por 75M. Negocios redondos para Florentino.

Por su parte, el Barça se vio forzado a regalar a dos jugadores muy valiosos en su momento: Ivan Rakitić y Luis Suárez. El croata regresó a Sevilla por apenas 3.5 millones de euros y el ‘9’ se marchó al Atlético de Madrid por apenas 9 ‘kilos’. Mientras tanto, leyendas como Xavi Hernández y Andrés Iniesta salieron del club libres tras finalizar sus contratos, al igual que Dani Alves, Javier Mascherano y Leo Messi, cuya salida fue la más dolorosa e inesperada.

De todos los jugadores que ganaron el triplete en 2015, solo Neymar Jr. dejó dinero en caja con su marcha al PSG en 2017 a cambio de 222 millones de euros. Sin embargo, Bartomeu dilapidó rápidamente ese dinero en los fichajes de Ousmane Dembélé y Phillipe Coutinho, dos ‘cracks’ que nunca justificaron su elevado precio hasta ahora (‘Dembouz’ aún tiene oportunidad de redimirse). Así las cosas, Barça y Madrid han elegido caminos opuestos para gestionar a sus leyendas. De momento, la balanza se inclina, claramente, en favor de los blancos, tanto en los deportivo como en lo financiero. 

Leave a Reply

Your email address will not be published.