Alberto Martín, héroe del 6-2 al Real Madrid, fallece a los 67 años

Alberto Martín, exjugador de Málaga, Athletic, Barakaldo, Ceuta y Linense ha fallecido la pasada madrugada en El Ejido tras una enfermedad degenerativa, a los 67 años de edad. El Málaga, a través de sus redes sociales, ha lamentado el fatal desenlace y se une al dolor de sus familiares y allegados.

Este jugador siempre será recordado por aquel glorioso 11 de septiembre de 1983. Segunda jornada de Liga e ilustre visitante, el Real Madrid de Alfredo Di Stéfano y Juan Gómez ‘Juanito’. Lleno a reventar en La Rosaleda y recaudación importante, 22 millones de pesetas (hoy 132.000 euros).

El Málaga de Antonio Benítez tenía un excelente equipo con jugadores como Fernando Peralta, Popo, Urdaci, Regenhard, Brescia, Juan Carlos Pérez Frías, Recio, Canillas, José Hurtado, Totó y, por supuesto, Alberto Martín muchos de ellos canteranos.

Vizcaíno de Santurce, Martín llegó a jugar 15 partidos con el Athletic. Después dos temporadas en el Barakaldo y de ahí al Club Deportivo Málaga donde vivió los mejores años de su carrera deportiva. Pero nada comparable como aquella increible tarde.

El Málaga salió desatado contra un Madrid donde, además de Juanito, estaban García Remón, San José, Juan José, Camacho, Lozano o Santillana, que tropezaron con todo un torbellino, un tornado imparable. Martín, que jugaba su partido 50 con el Málaga, estuvo colosal. Anotó tres goles, uno de penalti y otro ‘Maradoniano’ tras marcarse un jugadón superando contrarios a base de técnica y garra y otro no menos imponente en sociedad con José Hurtado. Un 6-2 suavizado para los blancos con dos goles de Juanito. Un marcador y un duelo que todavía es disfrutado incluso por los más jóvenes que no lo vivieron.

Ampliar

Clásico cromo con la imagen de Alberto Martin.

Fue la gran tarde de un Málaga que encontró cierta estabilidad entre los grandes hasta su extravagante descenso de 1986 por pactar un empate contra el Betis que le salió rana porque varios terceros en discordia no colaboraron.

Al principio de su llegada le costó con Viberti. El presidente de la época, Pérez Gascón, apoyó al jugador quien, poco a poco encontró su fútbol con Antonio Benítez, el entrenador que supo sacar más partido de sus cualidades

Martín era un centrocampista de buen trato al balón y excelentes facultades que se complementaba perfectamente en la zona de volantes con Recio o Manolo Canillas, ‘el león de La Palmilla’. Martín jugó siete temporadas vestido de blanquiazul. 171 partidos disputados y 16 goles anotados.

Tras terminar en el Málaga pasó al Ceuta (1987-88), en el que hizo 17 goles en una sola campaña, y al Linense (1988-89), ambos en Segunda B y últimos destinos de su carrera. Pasó el tiempo y siempre salió a colación aquel célebre hat-trik. Fue el único de su carrera. Pero es inmortal.

Leave a Reply

Your email address will not be published.