Al Real Madrid también le tenía que pasar

Tuvo que irse el Real Madrid hasta Alemania para conocer a la primera derrota de su temporada. En octubre. Y lo malo de haber tardado tanto es que cuando la sufrió, la sufrió bien. En todas sus formas e intensidades. Merecida al principio, cruel al final.   

Rompieron así una racha que se alargaba ya hasta los 20 partidos invictos entre este curso y el anterior y en cuya lista de víctimas tenía a algunas tan honorables como Atlético de Madrid, Barcelona o Sevilla. Incluso dos finales. Una de Champions y otra de Supercopa de Europa. A lo bueno es fácil acostumbrarse, pero nada es eterno. Tampoco en el Real Madrid

En el primer tropezón hubo rotaciones, lesiones y desconexiones. Y todo es válido para explicarlo pero nada más efectivo que el hecho de que los blancos no aparecieron en el partido hasta el minuto 40, cuando ya perdían por 2-0 y dando gracias. En ese comienzo, unos tomaron Red Bull y otros una tila y ahí fue cuando lo sentenciaron todo.

De nada sirvieron los cambios de Ancelotti pues los que debían saltar al campo y arreglar el asunto estaban a casi 2.000 kilómetros, en Madrid: Fede Valverde, Benzema y Modric. Se notó la ausencia de tres jugadores que ahora mismo explican todo en el equipo blanco y por muy valientes que fueron los demás, incluido un gran Marco Asensio, no pudieron evitar lo que, al fin y al cabo, es inevitable en el fútbol y en cualquier aspecto de la vida: perder. 

Más sobre el Real Madrid

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *